RÍO GALLEGOS.- Desde 2016 la UTE Represas Patagonia acumula una millonaria deuda con proveedores locales, que en su momento alcanzó los 300 millones de pesos y provocó una crisis entre las Pymes locales que tuvieron que optar entre seguir prestando servicios sin cobrar, o iniciar un costoso juicio para poder recuperar el dinero invertido. Según la FESC (Federación Económica de Santa Cruz), aunque algunos proveedores continuaron el vínculo con la UTE, pero sólo lo hicieron las empresas más grandes, otras en cambio no tuvieron más alternativas que cerrar sus puertas. «La Federación actuó tratando de lograr un ámbito de diálogo,  pero como no hubo resultados concretos cada empresa quedo en libertad de iniciar las acciones legales correspondientes si es que así lo veían necesario», declaró a Winfo Santa Cruz, Guillermo Polke, presidente de la FESC. «Teniendo esa mala experiencia,  es que hoy la FESC no recomienda a las Pymes involucrarse comercialmente con la UTE», agrega. Según recordó Guillermo Polke, presidente de la FESC  «en el inicio de las obras 72 empresas locales pudieron prestar sus servicios. Sin embargo al poco tiempo, se cortó la cadena de pago», explicó al diario La Nación.

Guillermo Polke: «la FESC no recomienda a las Pymes  involucrarse comercialmente con la UTE»

Contó que «Los empresarios pymes empezaron a desfilar en las cámaras de comercio locales. En el peor momento la deuda llegó a $300 millones. Hubo pymes que directamente desaparecieron o cerraron», detalló Polke. Cuando en marzo de 2015 la UTE Represas Patagonia que conforman Electroingeniería, China Gezhouba Group Corporation e Hidrocuyo, comenzó a montar los primeros obradores a la vera del Río Santa Cruz, los proveedores locales se entusiasmaron con la idea de vincularse con un proyecto que como mínimo prometía trabajo por los próximos cinco años. «Hicimos convocatorias para tener base de datos de las Pymes que podrían ser proveedores. Es una obra que iba a demandar diferentes rubros y queríamos estar preparados. Se hicieron rondas de negocios, se comenzó a hablar con los representantes de las represas junto al gobierno provincial», relató Guillermo Polke. Sin embargo a los pocos meses y luego de conformarse el circuito de pago en que los proveedores esperan cobrar por sus servicios, la UTE comenzó a incumplir con los pagos. Se encendió la alarma entre los proveedores que comenzaron a sufrir las primeras consecuencias puertas adentro de sus empresas. «Ellos van tomando deuda, comprando maquinarias, elementos para la prestación y  esto le va generando compromisos con los cuales después no puede cumplir», señaló Polke, «El pequeño movimiento que podían tener esas pymes en vez de generar un circuito virtuoso, generó todo lo contrario. A todos se les empezó a deber y todos empeoraron su situación», precisó el dirigente empresario. «Fueron dos o tres años muy complicados, donde la empresas también decían que tenían caídas sus acreencias con el gobierno nacional, porque supuestamente se había cortado la cadena de pagos», precisó Polke. Represalias contra los proveedores por reclamar que les paguen En enero de 2016 la FESC se mostró preocupada por la rescisión de contratos, la falta de pago a proveedores, y denunció represalias por parte de la UTE Represas Patagónicas, “Pareciera que a las empresas proveedoras locales que se atrevieron a reclamar, se las echa o se le rescinden los servicios que brindan a la UTE. Si esto es así, pasamos del supuesto desarrollo a la persecución”, cuestionó. A comienzos de enero el dirigente empresarial ya había denunciado este compartamiento por parte de la UTE para con quienes hacían oír sus reclamos. “No entendemos a que se debe el atraso en el pago a los proveedores dado que esta no es un obra financiada con fondos nacionales o provinciales”manifestó Guillermo Polke, “es una obra con aportes privados principalmente de bancos chinos y avalados por el gobierno chino, y no creo que ellos se han quedado sin fondos”, ironizó.

Gerardo y Sebastián Ferreyra de Electroingeniería reunidos con Alicia Kirchner en 2016 prometían fomentar el compre local

Electroingeniería argumentaba que la situación obedecía a una cadena de incumplimientos, “desde octubre hay atrasos en el pago de certificaciones por parte de Nación”, argumentaba por entonces Osvaldo Acosta, uno de los dueños de Electroingeniería, aunque “están en proceso burocrático, no se van a parar”, declaraba en enero de 2016. En ese lapso algunos proveedores llegaron a percibir algunos pagos, pero los mismos se producían sin respetar los plazos acordados. La situación actual Con el transcurso de los meses la situación se agravó, el cambio de gobierno nacional paralizó por un tiempo las obras en los campamentos, y la UTE ya no respondió más a los reclamos de los proveedores que pretendían cobrar. Las instancias de negociación se agotaron.

Gerardo Ferreyra en las represas durante la visita del ministro Rogelio Frigerio

La situación llegó a conocimiento del entonces ministro de Energía, Juan José Aranguren, a quienes desde la FESC le solicitaron que en el caso de efectuarse pagos a Electroingeniería, una parte se destine a la deuda con los proveedores locales. A partir de allí «Se fue acomodando algo», señala Polke, aunque aclara que solo las empresas grandes pudieron negociar su continuidad. Las expectativas se fueron diluyendo Polke reflexiona, «Me hubiese gustado promover no solo que las empresas locales vendan sus servicios, sino generar, proyectos asociativos, que era la idea: si la empresa necesitaba 100 camiones, poder hacer propuestas asociativas», pero aquellas expectativas no pudieron concretarse. «Por eso hoy, si un empresario santacruceño me llama para decirme me interesa participar, yo le voy a ser claro, ´tenés que tener una espalda económica muy importante para ser proveedor´, yo tengo que cuidar lo que hay», asegura. El dirigente deslinda responsabilidades y si bien apunta a los incumplimientos de Electroingeniería, también es muy crítico con el gobierno nacional: «hay una política en todo lo que es obra pública nacional, todos los días los anuncios son de ajustes y paralización. Yo no le puedo decir a una Pyme, vamos a hacer gestiones para que vos le puedas vender tus servicios, cuando pasen 90 días y no cobre, como hace para afrontar cargas sociales, impuestos, sueldos todos los meses. Yo sigo recibiendo llamados. Ya están padeciendo esta situación. Foto portada: Electroingeniería

Publicidad

Publicidad