RÍO GALLEGOS.- Luego de más de cuatro horas culminó el allanamiento en la casa de Cristina Kirchner, en el marco de la causa que investiga el pago de sobornos a funcionarios durante la presidencia de la actual senadora.  El operativo fue realizado por efectivos de la policía federal y canes del K-9 una división de la AFIP que entrena perros detectores de droga y de divisas. Para el diputado camporista, Matías Bezi, el procedimiento fue «todo circo», en tanto el abogado de los Kirchner, Daniel Cabezas lamentó «que se gasten recursos del estado» en el procedimiento. Si bien no había ningún miembro de la familia Kirchner en el domicilio de Mascarello 441 cuando llegaron las autoridades, los encargados de abrir la puerta fueron el diputado provincial, Matías Bezi, de La Cámpora y cercano a Máximo Kirchner y el abogado del fuero local Daniel Cabezas, quienes recibieron a las autoridades de la policía federal. «Circo, todo circo”, fueron las expresiones del diputado camporista sobre el procedimiento judicial ordenado por el juez Claudio Bonadío.  Abordado por los periodistas, el legislador solo pronunció unas pocas palabras, y repitió en tres oportunidades, «tranquilo». Bezi ingresó a primera hora de la mañana a la casa de la familia Kirchner, y esperó allí hasta el inicio del operativo.

Los agentes de la PSA y los testigos se retiran de la casa de Cristina

Los testigos convocados por los encargados del procedimiento fueron dos jubilados que en ese momento se hallaban frente a la vivienda de la expresidenta en calle Mascarello 441. “Se va a acabar, se va a acabar la dictadura de robar”, se oyó durante el procedimiento, cánticos que provenían de un grupo de jubilados que se autoconvocaron para manifestarse. Daniel Cabezas “La verdad que con mucho profesionalismo de parte de personal de la fuerza. Sin novedades, sin secuestros», dijo el dr Daniel Cabezas, abogado de la familia Kirchner, a quien, en principio no le habían permitido permanecer en el allanamiento.    «La gente del operativo me dijo que tenían la orden de no dejar participar a la defensa por lo cual me presente como cuidador de la casa, pero luego el juzgado permitió que estuviera», detalló el abogado. Respecto del procedimiento destacó que los efectivos de la PSA «Se han comportado conforme a derecho», detalló que recorrieron «todos los lugares de la casa y revisaron todas las dependencias». No obstante lamentó que se haya realizado el procedimiento ordenado por el juez Bonadío: «Es una lástima que se usen recursos del estado para algo que no tiene ningún sentido jurídico», cuestionó Daniel Cabezas.

Dos jubilados fueron convocados como testigos del procedimiento. Afuera se  sumaron más jubilados con carteles.

Además del allanamiento a la casa de Cristina Fernández en Río Gallegos, y el departamento en el barrio porteño de Recoleta realizados hoy de manera simultánea, mañana esta previsto untercer allanamiento esta vez en la residencia de los Kirchner en El Calafate, donde no hay por el momento ningún dispositivo montado, solo pasó temprano a la mañana el jardinero de la propiedad y de paso, sin detenerse, lo hizo Natalia Mercado, la sobrina de Cristina Kirchner, fiscal en esta ciudad. Fotos: Adrián Barabino