EL CALAFATE.- Tras cuatro días de excavaciones en la estancia Cruz Aike culminará en las próximas horas el operativo de búsqueda de dinero enterrado en la estancia Cruz Aike de Lázaro Báez. El operativo se había iniciado a partir de testimonios aportdos al teléfono 134 del ministerio de Seguridad. Hasta anoche solo se habían encontrado rastros que hacen presumir que una máquina de gran porte excavó en el mismo lugar días antes de que llegaran los gendarmes enviados por el juez Claudio Bonadío. El área dispuesta para registrar inicialmente era de unos 40 mil metros cuadrados, y fue ampliada para intensificar la búsqueda. Para hoy “si no hay indicios de presencia del conteiner terminamos aquí”, testimoniaron fuentes vinculadas al operativo. En el predio de lo que fue una vieja cantera, donde se concentró la búsqueda, desde el aire se ven cuatro enormes pozos realizados durante los primeros días de búsqueda. Ayer una escalera estaba sumergida en uno de ellos. La indicación de búsqueda marcaba que el contenedor estaba a 15 metros de profundidad. Según la información recabada por Winfo Santa Cruz, y de acuerdo a lo que observó un geólogo convocado para colaborar con la búsqueda, antes del arribo de los gendarmes y personal de Vailidad Nacional, una máquina excavadora de gran porte había realizado movimientos de suelo en el lugar, y 12 pozos de forma cuadrada. «O buscaban plata escondida, o retiraron algún elemento que permanecía oculto dentro de esos pozos», estimaron fuentes vinculadas al operativo. La actividad se realiza a un kilómetro en línea recta desde la Ruta Nacional 40, en un operativo que incluyen equipos de prospección de Gendarmería Nacional, sumado a una excavadora y una torre de perforación y un tractor de Vialidad Nacional que llegaron para trabajar en el área desde Río Gallegos. Hasta el lugar se llegó luego de combinar información que llegó tanto al teléfono dispuesto por el ministerio como otra aportada por una investigación de otro organismo del poder ejecutivo.