RÍO GALLEGOS.- En noviembre de 2015 Lázaro Báez comenzaba a declinar los pagos de las quincenas a sus empleados de Austral Construcciones,  mientras depositaba en las Islas Bahamas 3 millones de Euros que ayer fueron congelados por la Justicia que lo investiga en la causa de La Ruta del Dinero K. Los trabajadores de la constructora reclamaron durante meses por sus sueldos, hasta que finalmente los despidieron  y Austral dejó de funcionar. Ayer se conoció que el empresario Lázaro Báez y sus hijos tenían depositados y escondidos en el CBH Bank Compagnier Bancaire Helvétique, en las Islas Bahamas, 3 millones de euros que fueron girados en noviembre de 2015 a una cuenta vinculada a la sociedad Intlex Limited, en el Noor  Islamic Bank de Dubai. El periodista Hugo Alconada Mon, publicó hoy en La Nación que el Tribunal Oral Federal Nro 4 congeló esos fondos, tras requerir la ayuda de las autoridades de Bahamas casado en datos que le aportó la Unidad de Información Financiera (UIF). Los 3 millones de Euros, equivalente a unos 48 millones de pesos a la cotización de noviembre de 2015, fueron sacados del país por el dueño de Austral Construcciones, mientras ese mes comenzaba a retacear pagos a sus empleados a quienes ya se les advertía sobre posibles despidos. Por entonces Austral adeudaba dos quincenas y aguinaldo. ¿La razón?, según Lázaro Báez no podía cumplir con sus empleados porque Vialidad Nacional le debía certificaciones por $ 216 millones desde que el 02 de diciembre le comunicó que «se suspendía el pago por agotamiento de las partidas presupuestarias”. Cristina Fernández era la presidenta de la Nación. Envuelto en suspicacias desde el entorno del empresario trascendieron modelos de telegramas de despido que supuestamente la empresa comenzaría a enviar si Vialidad Nacional, o la Provincia, no agilizaban los fondos para que Austral abone los sueldos a sus cerca de mil empleados. “A vos te parece que después de doce años no va a tener plata”,  inquiría Miguel Zúñiga desde el piquete que los obreros de Austral Construcciones están realizando al ingreso de la turística Calafate (Foto). La paciencia de los trabajadores se estaba acabando, “si no hay solución lo que nosotros queremos es marchar a Casa de Gobierno a Río Gallegos”, advertía el delegado de Uocra en medio del piquete, cuyo humo negro envolvía la silueta del Alto Calafate, el imponente hotel de los Kirchner que hoy también está bajo la lupa judicial.