RÍO GALLEGOS.- Omar y Fernando Prat acusados de agredir con disparos de balas a trabajadores petroleros de Caleta Olivia, provocaron disturbios en la comisaría de Cañadón Seco y fueron trasladados a un centro médico. para ser evaluados. Se certificó que uno de ellos es insulinodependiente. En el calabozo donde estaban alojados hallaron elementos punzocortantes y un envoltorio que los peritos están evaluando si se trata de algún tipo de estupefacientes. Los hermanos Prat están acusados de atacar con armas de fuego a Dante Peredo y Ariel Peredo, en un episodio que tuvo lugar en el Barrio Rotary 23 de Caleta Olivia el pasado 02 de octubre que fue registrado en video por una testigo presencial, que luego lo viralizó en las redes sociales. Tras el violento episodio, que según se supo después respondió a una disputa interna de afiliados al gremio petrolero que conduce Claudio Vidal, Omar y Fernando Prat fueron detenidos y alojados en la comisaría de Cañadón Seco. Fue allí que  la noche del martes 23 de octubre los hermanos Prat provocaron disturbios que obligaron a la intervención de la policía ya que «uno de los internos tenía una tijera», según relataron los policías en la denuncia que realizaron posteriormente ante la fiscalía «por amenazas calificadas y daños». Según el testimonio de los policías los disturbios comenzaron luego que a los internos se les sumistrara medicación, «conforme certificado médico», ya que momentos antes «se encontraban exaltados y violentos», detallaron. Uno de los policías denunció que en el interior del calabozo observó que «uno de los internos tenía una tijera de podar» con la que «amenazó al personal policial».  Asimismo relató que también vio «otros elementos punzo cortantes, y que previo a informar y pedir autorización al magistrado interviniente,  ingresaron al sector de calabozos con personal infanteria Zona Norte «a los fines retirar a los internos Omar Alejandro Prat Pérez,  y a Fernando Rodrigo Prat Pérez,  «quienes se encontraban alterados y exaltados desde el horario de visits», precisa la denuncia. La nota agrega que una vez retirados fueron examinados por la Dra. Beatriz GARCIA, «quien propone que causantes sean trasladados al Centro asistencial de Caleta Olivia para mayor examen y ambos internos sean evaluados dejando asentado que Omar Prat Pérez, resulta ser diabetico insulino dependiente, los cuales quedan en observación en el mencionado nosocomio bajo custodia policial».   Según publicó la agencia Caleta Olivia de el diario El Patagónico,  al menos uno de los hermanos Peredo habría declarado en el juicio que se instruyó por ese caso contra la dirigencia gremial del sindicato petrolero, y de allí que por lo ocurrido el martes en el Rotary 23, comenzaran a circular conjeturas sobre un presunto ajuste de cuentas. Incluso el propio Ariel Peredo, en declaraciones formuladas ayer al portal digital Voces y Apuntes dijo que repudiaba “la actitud que tienen estos sátrapas que hoy conducen el sindicato petrolero”. “La falta de conducta de esta gente no es la forma; podemos tener diferencias y yo en lo particular he sido denunciante de los malos hábitos”, y además “declaré en la causa de Reinaldo Vargas (el albañil muerto), donde también hacía cargo a (Claudio) Vidal por cualquier atentado a mi familia” y “me hago cargo de lo que digo”.