RÍO GALLEGOS.- El Tribunal Superior de Justicia emitió una resolución, suspendiendo los plazos procesales el día 25 de septiembre, debido al paro general dispuesto ese día por la CGT. Argumentó «dificultades para la realización de audiencias», y «atraso en la gestión de expedientes», que afectan la prestación del servicio. Sin embargo ese día los trabajadores del poder judicial no hicieron paro ya que su gremio pertenece a la Federación Judicial Argentina que integra la CTA. Con la firma de sus cinco miembtos, el máximo Tribunal de justicia de Santa Cruz resolvió suspender los plazos procesales el 25 de septiembre,  en razón del paro general que ese día llevó adelante la CGT. No obstante los trabajadores nucleados en la Asociación Gremial de Empleados Judiciales 3 de Julio , ese día no se plegaron a la medida dispuesta por la CGT, medida que sí habían realizado el día 24 en reclamo del pago de haberes y aguinaldos atrasados. Para el 25, habían resuelto el retiro de los lugares de trabajo a partir de las 10 horas, una medida que llevan adelante semanalmente desde hace más de un año, desde que el Poder Judicial comenzó a pagar los salarios hasta con un mes de retraso y en forma desdoblada. «Disponer la suspensión de plazos procesales durante el día 25 de septiembre de 2018 en todas las instancias y fueros de las dependencias judiciales de la provincia de Santa Cruz, tanto en el ámbito jurisdiccional como en el administrativo, salvo casos de urgencia”, dicta la Resolución del TSJ invocando «las consultas de funcionarios y magistrados», y «las inquietudes manifestadas por los abogados del Foro». El paro general del 25 de septiembre fue convocado por los gremios afines al kirchnerismo nucleados en la CGT. «Llama la atención la celeridad con que en esta ocasión el Tribunal Superior dispuso la suspensión de los plazos procesales, una medida que suele ser de muy compleja resolución», manifestaron fuentes del poder Judicial. «No es la primera vez que se suspenden plazos consecuencia del incumplimiento patronal que genera acciones gremiales, los hubo durante el pasado año en contadas y determinadas ocasiones por insistentes requerimientos de litigantes que vieron complejo su transitar procesal. Claro, estamos hablando de más de 200 días de paro», escribió en su cuenta de facebook, Romina McNamara, referente de la CTA. Aclaró que ni las acciones gremiales del 24 ni la del 25 «tuvieron relación con las centrales obreras, sino con la falta de pago en tiempo y forma y la deuda de aguinaldo como se anotició en su oportunidad. Sin perjuicio de ello la resolución está fechada un día después del 25 y por lo tanto fue evidente o constatable que no hubo paro», explicó McNamara.