RÍO GALLEGOS.- La jueza de Instrucción, Marcela Quintana, procesó a Gastón Calfucurá y a José Oyarzún,  implicados en la golpiza a Alfonso Jancovich, el joven con retraso madurativo que pertenece a la comunidad gitana  y aún permanece internado recuperándose de las graves lesiones que le infringieron sus agresores. Se conoció que dos de los cuatro detenidos por la agresión al joven Alfonso Jancovich fueron procesados como coautores del delito de «abuso sexual con acceso carnal agravado», es la calificación del deltio, «con ensañamiento y alevosía, en grad de tentativa, en concurso real con robo»., agrega. La salvaje agresión que sufrió Alfonso Jancovich un joven gitano de 32 años con discapacidad a manos de un grupo de entre 4 y 5 personas, se produjo entre el domingo 7 y el lunes 8 de octubre, cuando fue hallado en el edificio abanadonado de calle Néstor Kirchner esquina Perito Moreno. Al momento del hallazgo Alfonso presentaba heridas en su rosto y tenía introducido en su cuerpo un palo que le provocó severos daños en intestinos, hígado y riñón. Además tenía fracturas en la cabeza y la mandíbula.
«Abuso sexual con acceso carnal agravado por resultar grave daño en la salud de la víctima y por haberse comentido por dos o más personas en concurso real con homicio calificado por su comisión con ensañamiento y alevosía, en grad de tentativa, en concurso real con robo». El delito consignado en el procesamiento
Alfonso fue trasladao al hospital Regional donde se le practicaron 3 operaciones para salvarle parte de sus órganos, y luego permaneció en coma farmacológico con respirador artificial, durante diez días hasta que comenzó a evidenciar signos de recuperación. “Fue un ataque medieval, bestial, pudo ser el hijo de cualquier vecino”, relató a LA NACION, Jesús Traico primo de la víctima, quien junto a los demás familiares de Alfonso consideran que su recuperación “es un milagro que se produjo porque somos profundamente creyentes y rezamos por él”, manifestó Jesús Traico. Consideran que la vigía en la vereda del hospital donde además un cura católico brindó un oficio religioso, fue el motivo de la recuperación del joven. La comunidad gitana además realizó sendas movilizaciones que contaron con un importante respaldo de la ciudadanía quienes con cánticos y pancartas pidiendo justicia por Alfonso recorrieron las calles céntricas y el juzgado donde se tramita la causa. La salud de Alfonso y la situación de los demás detenidos Luego de permanecer dos semanas en terapia intensiva, la semana pasada Alfonso fue trasladao a sala de terapia intermedia, y ya logró comunicarse con uno de sus hermanos. «Es probable que en unos días más le permitan abandonar el hospital y continuar su recuperación en su domicilio», contó un familiar. Tras el procesamiento de José Oyarzún y Gastón Calbucurá, resta ahora que se resuelva la situación de otros dos implicados, Nicolás Galarza, y Pablo Vito, este último permaneció prófugo varios días hasta que luego de una pesquisa de varios días a cargo de la Regionar Sur y la Comisaría Segunda y el GOE, dio con su paradero y lograron detenerlo. Vito está sindicado como uno de los mayores responsables de la agresión, según revelaron fuentes cercanas a la causa.