RÍO GALLEGOS.-“Quitarle el agua a la gente es de carácter criminal», declaró el presidente de Servicios Públicos, Luico Tamburo, «tenemos la decisión política de terminar la obra que Cambiemos no quiere terminar», agregó el funcionario. Se refería a la planta de ósmosis inversa de Caleta Olivia, una obra que comenzó a construirse en 2015 durante el último año del gobierno de Cristina Fernández, y que un año después  se paralizó por la falta de envío de fondos nacionales. La construcción estaba a cargo de la firma CPC, de Cristóbal López, quien además tenía a su cargo la construcción de un tramo del acueducto Caleta-Comodoro, ambas obras fueron denunciadas por la Oficina Anticorrupción por un sobre precio estimado en 100 millones de pesos. En la denuncia está implicado el propio Lucio Tamburo, por entonces presidente de ENHOSA. “No se entiende por qué pretenden castigar a la gente con un tema tan sensible como el agua. En diciembre de 2015 solo restaba un 15% de la obra que estaba presupuestada. Estaba en marcha la obra y los insumos estaban comprados. Había fecha de terminación para abril de 2016. El cambio de gobierno atrasó las cosas, cambio de funcionarios. Lo que no se entiende por qué la demora pero lo que a esta altura queda claro es que hay un modus operandi del gobierno de demorar la obra. El primer plan de trabajo no se pudo concluir, lo trasladaron a octubre 2016. Llegó 2017 sin avances y allí se judicializa” declaró Lucio Tamburo en una entrevista en LU 14. Tenemos la decisión política de terminar la obra que Cambiemos no quiere terminar”, chicaneó el presidente de Servicios Públicos el 23 de agosto, en referencia a la planta de ósmosis inversa de Caleta Olivia, una obra que fue anunciada . “La provincia se está haciendo cargo de muchas cosas que no se hace cargo Nación”, afirmó. La obra de la Planta junto a la de un tramo del acueducto Caleta Olivia-Ramón Santos, estaba a cargo de CPC, la empresa del empresario Cristóbal López,  fue auditada y se detectó un sobre precio de 100 millones de pesos por lo cual la Oficina Anticorrupción denunció a los funcionarios responsables, entre otros el  titular del ENHOSA y actual presidente de SPSE, ingeniero Luico tamburo. El presidente de SPSE explicó que «Ahora la excusa es que la obra está judicializada. La excusa es Cristóbal López, pero lo cierto es que pasaron 2 años sin que avanzaran en la obra, lo mismo hicieron en YCRT. Lo cierto es que nunca les interesó la obra y menos terminarla. La pregunta es por qué no la terminaron en 2016 cuando la empresa estaba en plena actividad y estaba todo bien. Por eso digo que es una demostración clara de un modus operandi. No hay nadie mintiendo, la obra está en un 98% terminada. Restan cuestiones civiles y un tanque, detalles menores. Tenemos la empresa con la tecnología para hacer todo, y ellos decidieron no terminarla y no darle agua a la gente, a pesar de que Caleta Olivia es gobernada por alguien de su partido”.  Escuchá acá el audio de la entrevista a Tamburo en LU 14. “Uno lo escucha a Costa decir que la obra está corrupta. Pero yo no quiero seguir en este círculo de discusión, quiero que discutamos que la obra durante todo el 2016 no avanzó por decisión de Cambiemos. No hubo intención ni voluntad política de terminarla, podrían haberlo hecho con empresas de ellos. Nunca quisieron terminarla eso es lo que hay que decir” enfatizó. Tamburo lamentó que con el parate de 34 meses «Tenemos más problemas ahora, al igual que en YCRT, hay materiales que se estropean por no ponerlos en marcha». La denuncia por el sobreprecio de 100 millones que involucra a Tamburo Otro de los funcionarios provinciales que cuestionó la paralización de la obra de la Planta de ósmosis, fue el presidente del IDUV, Pablo Grasso: “si no la quiere terminar, lo haremos nosotros”, señaló en julio durante una recorrida por la obra junto a la ex senadora, María Ester Labado. Tal vez los funcionarios aún no estaban anoticiados que a partir de la denuncia de la OA por el sobreprecio de la obra, el juez Claudio Bonadío en quien recayó por sorteo la causa por el sobreprecio millonario, había hecho llegar esta misma semana un exhorto a su par de Caleta Olivia, Marta Yáñez, «solicitanto la intervención de peritos para investigar si los fondos que se destinaron para la inconclusa Planta de Osmosis Inversa y para el reemplazo del tramo del acueducto Caleta Olivia-Ramón Santos, se compatibilizan con los trabajos ejecutados», según reveló la agencia Caleta Olivia de El Patagónico. La OA estimó que por la provisión de los cuatro módulos que conforman la planta de ósmosis inversa se habría pagado un sobreprecio de $46.757.340, mientras que por la instalación de esos módulos se habría pagado la suma de $ 6.741.499,68 de más; lo que sumado al sobreprecio en el acueducto da un total de $99.574.338,90. La denuncia penal recayó en el Juzgado Criminal y Correccional Federal N°11, a cargo de Claudio Bonadio, el fiscal de la causa es Carlos Stornelli. La obra bajo la lupa es la Ejecución de la “Optimización del acueducto regional Lago Musters –Comodoro Rivadavia – Rada Tilly- Caleta Olivia – Provincias de Chubut y Santa Cruz”, que se había adjudicado a CPC S.A, la constructora propiedad de López, que también se había visto envuelta en supuestos alquileres fraudulentos a los hoteles de la familia Kirchner.
José Tamburo junto a José López, detenido en en condición de arrepentido en la causa que investiga coimas en la obra pública
Se trata de una nueva causa que compromete judicialmente a Lucio Tamburo,  quien en noviembre de 2017 ya había sido procesado en una causa que investiga la construcción de una obra de cloacas de 5 millones de pesos, para la localidad de Claypole, que si bien se pagó, fue defectuosa y para la justicia es una obra “inútil”. Tamburo quedó implicado por ser entonces administrador del ENHOSA. En ese carácter también está imputado por el Fiscal Carlos Stornelli ante el Juzgado Federal de Capital Federal a cargo del Dr. Luis Rodriguez, por el supuesto delito de defraudación contra el Estado Nacional junto a Julio De Vido, y José López, en una causa que investiga irregularidades relacionadas con la implementación del plan Más Cerca en Tucumán. Antecedentes de la obra inconclusa «Le he dado instrucciones al presidente de SPSE, y vamos a hacerlo hoy mismo, para dirigirnos al Ministerio de Planificación Federal, sea a través del ENOHSA o de otro organismo, para solicitarle una planta de ósmosis inversa igual a la que se va a desarrollar en Puerto Deseado”, anunció el entonces gobernador Daniel Peralta en noviembre de 2014 en Caleta Olivia. Ese mismo año había decretado la emergencia hídrica para la ciudad. Por su parte el jefe de Gabinete, Ariel Ivovich, estimó el costo de la obra  «que va de los 60 a los 70 millones y lo bueno de este tipo de infraestructura es que se pueden terminar en un plazo de 180 días», dijo sobre la Planta de Ósmosis Inversa que prometía unos 200 metrós cúbicos por hora de agua extraída del mar y luego potabilizada. El sistema de ósmosis
Planta de Ósmosis a 3 km de Caleta Olivia. Crédito: EL Patagónico
Vale recordar que la planta de ósmosis inversa está a cargo de la empresa CPC Ingeniería e Infraestructura y que comenzó a ejecutarse a principios de agosto de 2015 como un complemento del acueducto que abastece a Caleta Olivia desde el lago Muster y al sistema de agua subterránea que proviene de una zona de mesetas. Técnicamente consiste en la toma de agua de mar que se transmite a tanques de almacenaje dentro del predio de una hectárea y luego ingresa a trenes de ultrafiltrado (módulos) donde a elevada presión se le quitan las impurezas. Tras ello pasa al proceso de ósmosis, difusión química por la cual se le quita la sal. Desde allí el agua tratada se envía a un tanque de almacenamiento, desde donde es bombeada a una cisterna (en este caso a la principal de Caleta) y se une con la que es provista desde el acueducto del lago Muster.