RÍO GALLEGOS.- Bajo la consigna «La vivienda es un derecho» diferentes agrupaciones de inquilinos, organizaciones sociales y políticas convocan a un «ruidazo» en todo el país el lunes de 26 de noviembre, para que el Congreso apruebe las modificaciones a la ley de alquileres. La cita es en Avenida Kirchner y San Martín a las 20 horas. 8 millones de personas se beneficiarán con la reforma a la ley. Desde la Federación de Inquilinos Nacional y los abajo exigen el pronto tratamiento de la ley de alquileres y denuncian «la presión y el lobby que están ejerciendo algunos actores concentrados del mercado de la vivienda sobre la voluntad del Congreso», según un comunicado emitido desde la Ong impulsora de la iniciativa. Hace 23 meses el Senado de la Nación votó unánimemente una ley de locación de vivienda. En ese lapso, el alquiler ya aumentó más del 100%, según estimaciones de la Federación de Inquilinos, quienes luego de un relevamiento que determinó que «cada vez son más las familias inquilinas que destinan el 50% de sus ingresos al alquiler». Los puntos sobresalientes del proyecto que será tratado en Diputados Extiende de dos a tres años el plazo mínimo del contrato de alquiler;  fija un índice de aumento de alquileres basado en costo de vida y salarios, «terminando así con la arbitrariedad y la especulación del mercado»; establece que los propietarios deben registrar en la AFIP los contratos, posibilitando a los trabajadores deducir de ganancias el alquiler;  actualiza el monto de devolución del depósito en garantía, al momento de entregar el inmueble; desglosa las expensas, en beneficio del inquilino, que hoy prácticamente se hace cargo de todos los gastos de consorcio, prohíbe el cobro de impuestos de la propiedad y cualquier gasto de inicio del contrato «que siempre eran cargados a los inquilinos» y obliga a que las partes acuerden la renovación del contrato con dos meses de anticipación. Ahora, frente a la decisión de los representantes del Pueblo en la Cámara de Diputados, de ampliar y mejorar la media sanción del 2016, «el lobby de los grandes empresarios inmobiliarios se puso en marcha intentando frenar una ley profundamente necesaria para el acceso justo y digno a la vivienda», argumentan desde la Federación de Inquilinos del país. La convocatorio para pedir por la aprobación de la nueva ley de alquileres es para el lunes 26 de noviembre a las 20 horas en distintas ciudades del país, en Río Gallegos, el punto de concentración es Avenida Kirchner y San Martín. «Exigimos urgente una ley que permita vivir en paz y dignamente a 8 millones de personas que alquilamos vivienda», expresa la convocatoria.