LA NACIÓN/Gabriela Origlia CÓRDOBA.- Juan Campillo, el exministro de Hacienda de Santa Cruz y extitular de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca), que fue detenido en la causa de los cuadernos de las coimas, aparece mencionado en una investigación abierta en Córdoba sobre los pagos a través de financiera de reintegros de la obra pública durante el kirchnerismo. La mención exhibe la influencia que tenía Campillo más allá de su ámbito específico de acción. Campillo fue mencionado por Miguel Vera, el «arrepentido» cordobés que en diciembre de 2016 describió el mecanismo de monetización de cheques a través de financieras para «pagar a la tropa kirchnerista» y pesificar reintegros de la obra pública. En su declaración ante el fiscal federal Enrique Senestrari en el marco de la causa de la financiera CBI, Vera cuenta que conoció a Campillo en mayo de 2012, en Buenos Aires, por la «gestión de un reintegro avícola». El arrepentido alude al papel que tenía el exfuncionario para facilitar gestiones del sector ganadero. Campillo fue mencionado en las investigaciones de corrupción como «valijero K» y es viudo del modisto Carlos Di Doménico, quien murió en circunstancias confusas. En la causa de los cuadernos fue involucrado por Elizabeth Municoy, mencionada como uno de los testaferros de Daniel Muñoz, exsecretario privado de Néstor Kirchner. El «arrepentido» cordobés menciona que hacían «gestiones» ante el Oncca y se refiere a que en 2011 «fue presentado mediante Néstor Kirchner y Eduardo Accastello un proyecto de reunión de comunidades regionales». «Era un proyecto importante», describe, y señala que se hacían reuniones con los intendentes «e iban los titulares de la AFIP, la Aduana, el Senasa, Oncca, PAMI, CNRT, Migraciones» para «agilizarles gestiones pendientes que tenían los agricultores, productores, hospitales». La Oncca fue disuelta tiempo después en medio de denuncias de irregularidades. Campillo fue detenido como parte de la búsqueda por reconstruir la ruta del dinero de las coimas del kirchnerismo que recaudó el exsecretario de Néstor Kirchner Daniel Muñoz. La causa de Córdoba En su declaración como arrepentido, Vera reveló que en dos cuentas abiertas por empresas fantasma en la sucursal Plaza San Martín del Banco Nación en Córdoba ingresaron $716 millones, suma que, según él, era de «peajes» (coimas) de empresas. Aunque el juicio por CBI ya empezó, el fiscal Enrique Senestrari desagregó la causa Banco Nación e imputó a tres gerentes, y hace dos meses pidió a la Justicia Federal que investigara a dos financistas porteños. Prácticamente no hubo avances en dos años. Cuando trascendió la declaración del arrepentido, un abogado sugirió a la Procuración que derive la declaración al juez Claudio Bonadio, que investiga los cuadernos de las coimas, y el fiscal federal Ramiro González pidió información para sumarla a una causa en la que están imputados los exfuncionarios Julio De Vido, Abel Fatala, Julio López, Aníbal Fernández y Accastello.