RIO GALLEGOS.- Esta madrugada al menos dos personas en la vivienda de 25 de mayo al 200 que alguna vez habitó la familia del ex presidente Néstor Kirchner, y que ahora ocupan miembros de la familia Mayán, también parientes del ex mandatario y de la gobernadora Alicia Kirchner. Las primeras informaciones indican que se trató de un robo común, sin embargo trascendió que podría tratarse de un hecho vinculado a la búsqueda de dinero supuestamente escondido en propiedades de los Kirchner. Alrededor de las 01.30 de hoy Graciela Mayán, y su compañero cuyo nombre no trascendió, ambos mayores de 70 años fueron sorprendidos mientras dormían y maniatados por al menos dos personas quienes ingresaron a la casa rompiendo una de las puertas y le exigían que les entreguen dinero que supuestamente guardaban los moradores de la vivienda,  «donde esta la plata que tienen escondida», reclamaban los asaltantes. Al no obtener lo que buscaban se retiraron del lugar llevándose una caja pequeña con algún objeto de valor en su interior, se desconoce si se trató de dinero. La casa de estilo patagónico,  ubicada en 25 de Mayo esquina Maipú, queda frente a la propiedad que hace unos años el matrimonio Kirchner le compró al empresario Roberto Gotti y luego se la vendió a la sociedad Epelco vinculada a Lázaro Báez. Graciela Mayán, es prima de los hermanos Néstor, Alicia y Cristina Kirchner, y la casa alguna vez perteneció a una hermana de Carlos Kirchner padre, de nombre Delia. Fuentes policiales están llevando adelante tareas de investigación, haciendo las diligencias del caso y tomando testimonios de testigos. Otros hechos delictivos contra propiedades o allegados a los Kirchner Episodios similares ocurridos en los últimos dos años en Santa Cruz, se los vincula a la búsqueda de dinero que supuestamente tendrían en su poder allegados a la ex familia presidencial. El jueves 23 de junio de 2016 la ex presidenta Cristina Fernandez Kirchner denunció un hecho de violencia que ocurrió en la vivienda de su ex suegra también en la calle 25 de Mayo pero al 400, y señalando con nombre y apellido a miembros de la policía Metropolitana que en ese momento se encontraban en la ciudad en tareas encomendadas por esa fuerza las cuales nunca trascendieron. En ese momento Cristina habló de «protecciones mediáticas y causas armadas en la justicia». El episodio policial relatado por Cristina Fernández se suma a otros dos hechos delictivos ocurridos en un lapso de pocas semanas. En la madrugada del 08 de mayo Roberto Néstor Sosa, ex secretario de Néstor Kirchner fue secuestrado por dos jóvenes con militancia dentro del Frente para la Victoria, quienes buscaban dinero que presuntamente atesoraba en su domicilio quien durante diez años se desempeño como asistente presidencial. En la mañana del 01 de junio tres asaltantes armados ingresaron en el domicilio de los padres del ex secretario presidencial Daniel Álvarez, en el modesto barrio 366 Viviendas de Río Gallegos, y se alzaron con “una suma significativa de dinero”, según reflejaron medios locales. Estos sucesos policiales que tienen como víctimas a personas allegadas a la familia Kirchner, se producen coincidentemente con los allanamientos masivos que se produjeron en la capital provincial en el marco de la investigación por lavado que se le sigue al empresario Lázaro Báez. Uno de los hechos más recientes tiene como víctima a la familia Jamieson dueños de la estancia Monte Negro. Cuatro hombres encapuchados irrumpieron en el casco de la estancia, mantuvieron secuestrados por varias hors a dos miembros de la familia Jamieson, a quienes le exigían que les den “la plata de Báez” que supuestamente guardaba allí Marcos Müller, yerno del empresario detenido en Ezeiza. Así lo reveló el propio Müller quien desmintió la existencia del supuesto tesoro,  y dijo que los ladrones se llevaron un vehículo, armas, y otros objetos de valor. Se conoció que existió un contrato entre los propietarios de la estancia y Austral Construcciones para alojar máquinas viales que hacen mantenimiento de rutas.