LA NACIÓN/Mariela Arias.- RÍO GALLEGOS.- Isidro Bounine no fue un secretario más de Cristina Kirchner. Era el favorito, el más cercano de la jefa de Estado. Una relación que se remonta a la madre del exsecretario ahora detenido en la causa de los cuadernos, donde otro viejo conocido de su familia, Juan Manuel Campillo, lo involucró, hasta el punto de provocar su detención. Y una razón lo explica: la madre de Bounine, Susana Iris Alfonso -conocida por todos como Maquena-, fue la mujer en quien la expresidenta se apoyó cuando por su rol de senadora nacional le tocó pasar más tiempo en Buenos Aires que en Río Gallegos, en los años noventa, durante la infancia de su hija Florencia. Entre 2007 y 2012, Bounine fue secretario de Cristina Kirchner con rango de secretario de Estado, según los registros oficiales de la Secretaría General de la Presidencia de la Nación.
«No sé para qué los eduqué tanto, les enseñé valores, para que de grande me los hagan sufrir, gente sucia». Maquena Alfonso
Tras la investigación judicial por enriquecimiento ilícito, fue sobreseído en su momento por el juez federal Claudio Bonadio y, aunque el exsecretario no volvió al cargo, nunca perdió la relación con la familia Kirchner. Tras la investigación judicial por enriquecimiento ilícito, fue sobreseído en su momento por el juez federal Claudio Bonadio y, aunque el exsecretario no volvió al cargo, nunca perdió la relación con la familia Kirchner «Cuando llamaba él, todos sabíamos que era en nombre de Cristina, pero solo lo hacía para los temas importantes, para lo demás, estaban los otros secretarios», recuerda ante LA NACION un exdirigente kirchnerista de la provincia. Isidro, de buen trato y buena presencia, y hoy con 39 años, viajó por el mundo junto a Cristina Kirchner, fue parte de todas las giras internacionales y siempre fue el predilecto. Durante varios años formaba parte de los pasajeros frecuentes del Tango 01, que cada fin de semana regresaban a la provincia de Santa Cruz junto a los Kirchner. En su declaración como arrepentido, Campillo remarca que los secretarios privados seguían siéndolo aun después de dejar el cargo, por lo cual no lo sorprendió el llamado de abril de 2016, en el que le pidieron asesoramiento. No había elementos que fomentaran mi desconfianza porque todo venía de un círculo muy íntimo de gente muy conocida», precisó en su declaración al juez de la causa de los cuadernos de las coimas. Una familia asistente Pero antes que Isidro Bounine acompañara a la expresidenta a sol y sombra, su hermana, Sol Bounine, también fue asistente de Cristina Kirchner en sus años de diputada nacional. Ella la acompañaba con la misma fidelidad que su madre y su hermano. Al dejar el cargo, fue reemplazada por Isidro y ella terminaría de asistente del ascendente secretario de Hacienda y luego ministro de Economía de la provincia Juan Manuel Campillo. Una muestra de que en Santa Cruz, los vínculos en el poder son círculos concéntricos y los nombres se repiten. Maquena Alfonso, la madre de Sol y de Isidro, pasó de personal de maestranza en el Hospital Regional a desempeñarse en la residencia oficial de la gobernación. Empezó como cocinera, hasta ganarse la confianza de Cristina Kirchner. Allí llegó a ser la mujer que cuidaba y acompañaba a Florencia, incluso en las reuniones reservadas para padres. Cuando los Kirchner se trasladaron a Olivos, en mayo de 2003, Maquena partió junto a ellos, para ocupar un rol de asistente personal de Cristina. Quizá por eso, ayer en sus redes sociales, cuando su hijo estaba en la portada de todos los medios, ella escribió: «No sé para qué los eduqué tanto, les enseñé valores, para que de grande me los hagan sufrir, gente sucia». Quienes la conocen, dicen que se fue enojada del entorno de Cristina. Campillo afirmó que la despidieron. Bounine, tras renunciar al cargo de secretario presidencial, se dedicó al rubro inmobiliario y fue parte de una agencia de publicidad -un rubro muy recurrente en el kirchnerismo- en el microcentro porteño, allí donde se reunió por primera vez con Campillo. En la actualidad, según los registros oficiales consultados, Bounine aparece como empleado en Alterra SA, una firma dedicada a la actividad inmobiliaria en la que el exsecretario de la presidenta aparece como socio fundador en 2012. El año anterior, el exsecretario detenido había creado Apoll Servicios Integrales SA, una firma dedicada al estudio, consultoría y asesoramiento en economía, derecho y finanzas. Y también aparece como integrante de Migso SRL, una empresa que se desenvuelve en el mundo de la producción de software y servicios informáticos.