BUENOS AIRES.- El contador Vríctor Manzanares, reveló ante la justicia que escondió un bolso con U$S 20 millones de dólares en la casa de la madre de Néstor Kirchner, en Río Gallegos, y que el dinero luego lo utilizaba el ex secretario, Daniel Muñoz, cuando tenía que lavar dinero de la corrupción. Se afianza una de las hipótesis que apunta a los vínculos entre los Kirchner y el dinero que manejaba uno de sus secretarios privados. Víctor Manzanares declaró el lunes pasado como arrepentido y pidió ser retirado del penal de Ezeiza porque temía por su integridad física. Hoy se encuentra en condición de testigo protegido, alojado en un lugar desconocido. Según reveló hoy el periodista, Hernán Capiello, en La Nación, el contador de los Kirchner Declaró que Muñoz le entregó un bolso con 20 millones de dólares para que lo guardara en la casa de la madre de Kirchner. Y que sacaba de ahí la plata para comprar propiedades. La casa de María Ostocic, donde vivió hasta después de la muerte de Kirchner, está en 25 de Mayo al 400 de Río Gallegos, a cuatro cuadras del centro y a dos de la casa que los Kirchner ocuparon entre 2003 y 2007. Ostoic sobrevivió a su hijo hasta 2013, pero sus últimos años los pasó en Buenos Aires al cuidado de su hija Alicia Kirchner. El 18 de junio de 2016 la vivienda fue asaltada por personas que rompieron la puerta de acceso e ingresaron al lugar, en un hecho que fue denunciado por la ex presidenta, Cristina Fernández, como un episodio de espionaje paraestatal en su contra, y el de su familia:  «Es la casa de los padres de quien fuera mi compañero, en la que también viví junto a él y mi hijo recién nacido, hasta que pudimos mudarnos. Allí también pasó parte de su infancia junto a la abuela, su único nieto varón. Me enteré del hecho, y sus características, estando en El Calafate. Debo decir que, cuando vi la foto, me pareció un hecho absolutamente violento e intimidatorio, que refleja claramente un clima de época», escribió en su cuenta de facebook Cristina Fernández. El testimonio de Manzanares, quien ya lleva veinte meses en prisión, en el marco de otra causa que investiga a la inmobiliaria Los Sauces, también propiedad de la familia Kirchner, va en el mismo sentido de las declaraciones del contador, Juan Manuel Campillo, quien reconoció que Daniel Muñoz lo había convocado para que opere sumas millonarias en dólares en inversiones inmobiliarias en el exterior; y de Carolina Pochetti, quien dijo ante el fiscal Carlos Stornelli: «Llegó un momento en que Daniel no podía ocultarme más la situación, porque veía que todo el tiempo compraba una nueva propiedad. Ahí empecé a averiguar y él me respondió que estaba poniendo la plata en ladrillos, que tenía que invertir, que tenía que poner la plata en ladrillos, como dice el jefe. Yo entendía que la plata venía de ahí. En realidad no sé si la plata era de Néstor o si la compartían. Es un secreto que se llevaron los dos a la tumba». Muñoz compró propiedades por casi 70 millones de dólares en Miami y en Nueva York, mediante sociedades offshore constituidas en paraísos fiscales que estaban a nombre de testaferros. La maniobra fue revelada a través de los Panamá Papers, tras lo cual los dueños se apuraron a venderlas.