BUENOS AIRES.- El contador del matrimonio Kirchner, Víctor Manzanares, pidió declarar como arrepentido y conseguir de este modo salir de la prisión de Marcos Paz donde se encuentra detenido desde julio de 2017.  Hoy se presentó en los tribunales de Comodoro Py para formalizar el pedido.  Manzanares está procesado en la causa Los Sauces, por cobrar alquileres de las propiedades de la ex presidente de manera irregular para eludir la intervención judicial que pesa sobre la firma. Oportunamente el contador Víctor Manzanares, reconoció su accionar al que calificó de “una burrada de ambos”, en alusión a Cristina Fernández de quien dijo «recibir órdenes directas», a instancias de las cuales alteró los libros societarios de Los Sauces. Manzanares está acusado de haber indicado a los inquilinos que abonaran los alquileres en la cuenta de Carlos Sancho en virtud de que las cuentas de la sociedad comercial Los Sauces, se encontraban intervenidas judicialmente. Por esta acción el contador permanece preso desde el17 de julio de 2017 en la cárcel de Marcos Paz. En una de sus declaraciones, Manzanares aseguró ante el juez Julián Ercolini que la administración de los bienes de los Kirchner no estaba en sus manos, sino en las de Osvaldo Sanfelice, ex funcionario y socio inmobiliario de Máximo Kirchner, y de Raúl Copetti, ex tesorero del Frente para la Victoria y funcionario estatal en el Banco Santa Cruz. Según reveló hoy el diario La Nación, las intenciones de Manzanares de declarar como arrepentido y aportar información fueron incrementándose en los últimos meses. Había visitado Comodoro Py por una citación a indagatoria el 14 de noviembre pasado, luego de haber sido mencionado por el empresario marplatense arrepentido y presunto testaferro de Muñoz, Sergio Todisco, quien lo mencionó como uno de los que participó de la venta de propiedades de Muñoz en Estados Unidos. En ese entonces se había negado a declarar. Luego, en diciembre, según indicaron fuentes judiciales a La Nación buscó acogerse al régimen del arrepentido, pero no tuvo éxito. «Faltaba información», le dijeron. Su abogado defensor, Roberto Herrera, caminó los pasillos de Comodoro Py durante las últimas semanas, atento a conocer qué había declarado Carolina Pochetti, la viuda de Daniel Muñoz, que se convirtió en arrepentida después de declarar frente a los fiscales Rívolo y Stornelli y de ampliar el contenido de sus dichos frente al juez Bonadio. No logró acceder a la declaración, que se mantiene estrictamente reservada, pero de todas formas asesoró a su defendido para que declarase como arrepentido.
“Podemos estar hablando de una burrada cometida en 2017, tanto por la ordenante del acto, es decir, la Dra. Cristina Fernández, como por el suscripto, que fue quien firmó la nota del pasado 7/6. Claro, si somos positivistas en lugar de iusnaturalistas, lo primero que tenemos que hacer es meter preso al que queramos meter preso”, declaró ante el juez, el contador de los Kirchner.
“En cuanto a que se me considere organizador de la administración de los bienes inmuebles como de sus empresas, no tuve poder de administración alguno; la persona encargada de esta tarea, y que era quien, además, me enviaba los contratos de locación para que yo procediese a la emisión de facturas, era el Sr. Sanfelice”, señaló el contador. Sostuvo que no fue funcionario y que no tuvo contratos con el Estado nacional que le hubieran permitido beneficiarse. “No conozco nada de la obra pública, no he tenido reuniones en conjunto con el Dr. Kirchner ni ninguno de los empresarios de la obra pública vinculados a esta causa. No tuve manera entonces de participar de una asociación ilícita”, argumentó. Manzanares se suma a otros arrepentidos en las distintas causas judiciales que involucran a funcionarios kirchneristas, y para obtener su libertad deberá aportar datos que los fiscales y el juez Claudio Bonadío consideren que contribuyen con el esclarecimiento de la causa. Juan Manuel Camipillo, ex ministro de Economía de Santa Cruz, ya obtuvo su libertad gracias a declarar como arrepentido. También lo hicieron el ex secretario presidencial, Fabián Gutiérrez, y la viuda de Daniel Muñoz, otro ex secretario del matrimonio que presidió el país durante doce años.