BUENOS AIRES.–  El juez federal Claudio Bonadio dispuso hoy el procesamiento con prision preventiva de Carolina Pochetti, viuda del ex secretario presidencial Daniel Muñoz y de Juan Manuel Campillo,  en el marco de la causa de los cuadernos, informaron fuentes judiciales. Es por la compra de inmuebles en Miami y Nueva York que luego fueron vendidos y el dinero enviado a cuentas fuera del país. También fueron procesados el contador de la familia Kirchner, Víctor Manzanares, el exsecretario presidencial Isidro Bounine, y Carlos Cortez y los hermanos Llaneza del grupo Autofarma.  La mayoría de ellos ya están detenidos. Caronlina Pochetti, viuda del exsecretario presidencial, Daniel Muñoz, testimonió como arrepentida y confesó que pagaron sumas millonarias al juez Luis Rodriguez, para que no avance con la investigación por lavado que involucraba a su esposo y a personas que actuaban de presuntos testaferros en las operaciones inmobiliarias por U$S 70 millones realizadas en el exterior. En octubre último el juez Luis Rodríguez, a cargo de la causa de lavado denegó el pedido de detención de Pochetti que había dictado el fiscal Stornelli, quien apeló la sentencia y la Cámara de Apelaciones falló a su favor. Entre los procesados por el juez Claudio Bonadío, figuran además inversores, abogados, los empresarios inmobiliarios Sergio Todisco y Elizabeth Municoy, e intermediarios como Carlos Cortez, los hermanos Llaneza del grupo Autofarma,  y el primo de Pochetti, Carlos Gellert. El magistrado dictó embargos que van de los 1.000 a los 3.000 millones de pesos. Según trascendió sobre la mayoría de ellos pesa pedido de detención aunque varios ya están en prisión. En las próximas horas cuando se conozca el documento judicial se conocerán más detalles sobre las detenciones. De acuerdo al dictámen al que accedió el diario INFOBAE se sostiene que «Muñoz, Pochetti, Sergio Todisco, Elizabath Municoy, Perla Aydee Puentes Resendes, Carlos Alberto Gellert y Carlos Temístocles Cortez habrían conformado una estructura jurídica, societaria y bancaria en la Argentina y en el extranjero con el fin canalizar, convertir, transferir, administrar, vender, disimular y o poner en circulación en el mercado fondos de procedencia ilícita, presumiblemente originados (en la causa de los cuadernos) y convertirlos integrarlos al circuito económico formal bajo apariencia de licitud todo ello desde al menos el año 2010 y con vigencia en la actualidad». La maniobra se habría llevado adelante con la aplicación de fondos destinados a la adquisición de bienes en el extranjero: concretamente 16 inmuebles ubicados en Miami y Nueva York, por 70.146.600 dólares.