El Consejo Provincial de Educación sumarió y separó del cargo a las docentes   María Avila y Pamela Paredes por ejercer el  derecho de peticionar y reclamar ante las autoridades, en el acto público de ofrecimiento de cargo del 1 de marzo de 2019. Tras conocida la decisión el gremio docente anunció ayer un paro de 24 horas para el próximo lunes. «Una vez más el CPE reacciona autoritariamente, sancionando en forma totalmente ilegal e inconstitucional, contrariando leyes nacionales, Constitución provincial y Nacional y tratados y convenios de la OIT. La protesta docente se realizó en el marco de un reclamo gremial, legalmente convocado, aprobado por las asambleas y por el congreso de ADOSAC», explicaron desde la Adosac a través de un comunicado de prensa. Para el gremio, la decisión del CPE es  un ataque a la libertad sindical no solo porque responden con sanciones ante un reclamo gremial, «sino porque también eligieron a las compañeras docentes miembros de este comisión directiva, secretaria de Prensa y nongresal respectivamente, para sancionar, docentes que gozan de la Tutela sindical de la ley 23551.» Desde el gremio realizarán la demanda judicial de reinstalación en su puesto de trabajo de las docentes y la querella por práctica desleal y la correspondiente denuncia ante el Comité de Libertad sindical de la OIT por violación del Convenio de Libertad sindical Nº 87. Para el gremio también hay en la medida «persecución de género, no es casual que todas las separadas del cargo sean docentes mujeres, las vocales de la junta de Clasificación, ahora las compañeras, por lo que también realizaremos las denuncias por ante los organismos de la mujer, tanto nacionales como internacionales». Durante la conferencia de prensa ayer, hubo un mensaje directo a la presidente del CPE, Cecilia Velazquez, «le decimos a la señora Velazquez que pare, que tome conciencia de lo que está haciendo, porque realmente está atacando a su género, porqu eel 80% del sector está formado por mujeres y muchas de ellas son las trabajadoras que mantienen su hogar», afirmó Delfi Rivas, la secretaria general de la filial Río Gallegos de ADOSAC. «En el alumno no piensan, porque no arreglan las escuelas, las escuelas no son seguras para nuestros hijos, cierran secciones, acumulan alumnos en un solo curso, hay cursos con 45, 50 alumnos, de qué calidad están hablando, tampoco están pensando en ellos», afirmó Rivas.