RÍO GALLEGOS.- La presidenta del Consejo de Educación, María Cecilia Velázquez señaló que debe llegarse a un acuerdo «con celeridad para que los docentes que están en la base de la pirámide tengan algo más en el bolsillo”, en referencia a las negociaciones paritarias que en las últimas dos reuniones no prosperaron. Dio a entender que el gobierno pagará la deuda del 8% en dos tramos como ofrecieron en paritarias. En declaraciones a LU 14, la titular de Educación, Cecilia Velázquez, remarcó que en estas negociaciones se debe tener en cuenta “el escenario que estamos viviendo y la necesidad de que los docentes tengan dinero en el bolsillo en lo inmediato” y en este sentido indicó que se solicitó a las entidades gremiales una definición respecto al pago en dos cuotas de 16 por ciento para marzo y abril de la deuda que la Nación dejó impaga. Se refiere al 8% de cumento pactado con Nación en 2017 y que los maestros percibieron parcialmente. “Aun cuando hay rechazo de los sindicatos, hemos decidido que mientras vamos dialogando en la paritaria este monto impacte directamente en el sueldo de los docentes”, afirmó Velázquez, aunque no aclaró si el gobierno decidió que abonará estos montos en marzo y abril, de manera unilateral y por fuera de las paritarias. Cabe recordar que el CPE en la quinta paritaria ofreció al 21, 3 por ciento de incremento, sumarle un aumento en el escalafón para los docentes de menos antigüedad, quedando establecido de la siguiente manera: 0 a 3 años en 30 por ciento; 4 a 5 años, en 40 por ciento; y de 6 a 8 años en 50 por ciento (quedando estos incluidos junto a los docentes de 9 y 10 años en igual porcentaje). Esto implica un aumento real de bolsillo para el docente que recién se inicia en mayo sea de 3.322, 97 pesos; en agosto una diferencia de 4.440,83 pesos; y por último en octubre un incremento de 5.614,62 pesos. De esta manera el sueldo de un maestro de grado que recién inicia quedará con un salario de bolsillo de 24.478, 96 pesos. El rechazo de los gremiso ADOSAC y AMET, se funda entre otros motivos en que el aumento recién impactará finalizando el año, ya que se abonará en noviembre, sin fecha prevista y en pagos discontinuos como vienen percibiendo sus sueldos los maestros desde mediados de 2016. Respecto a la nueva oferta salarial, sostuvo que se funda en que “no se negocia en condiciones normales. Venimos de las aulas, sabemos lo que es vivir de un salario y lo que pasa cuando, histórica y cíclicamente, acceden al Gobierno quienes tienen poca sensibilidad sobre nuestro pueblo y sus derechos”. “Los que más sufren –añadió Velázquez – son los que están en la base de la pirámide. No quiere decir que quienes ganar 50, 60 o 70 mil pesos no lo sufran porque todos sienten el impacto pero no lo hacen de la misma manera”. Y añadió: “Por eso insistimos en acordar para que los docentes que están en la bases de la pirámide tengan algo más en el bolsillo. Más allá de que las asociaciones rechacen el tema de adelantar las cuotas, nosotros lo vamos a considerar y esperamos poder tener celeridad para tener cuanto antes un acuerdo”. También subrayó que en este contexto de crisis actual, “la escuela es y sigue siendo el lugar donde se puede recibir todos los impactos de estas cuestiones y donde el Estado debe estar alerta para poder acompañar y contener”. “Esto es importante para que no peligre, con paro o medidas de fuerza, la posibilidad de que los chicos y las chicas estén en las escuelas aprendiendo y siendo acompañados lamentablemente en esta situación económica, por ejemplo, desde los comedores escolares”, concluyó la presidenta del Consejo Provincial de Educación.