RÍO GALLEGOS.- La denuncia contra los dos policías acusados de abusar sexualmente de una compañera de trabajo mientras realizaba tareas de consigna aún no arrojó novedades. La mujer policía se encuentra de licencia psiquiátrica a raíz de los traumas que le ocasionó el episodio. Habría intentando suicidarse. La denuncia presentada el 9 de abril por el abogado de la mujer policía, Matías Solano, ante la Fiscalía de Instrucción a cargo del dr Gustavo Cima, es por abuso sexual agravado por el daño en la salud de la víctima, por ser cometido por 2 personas, policías en ejercicio de sus funciones, y en un contexto de violencia de género. La causa se tramitará en el Juzgado 2, de la dra Valeria López Lestón, Secretaría 1  a cargo de Jorge Asteggiano. El hecho sucedió en marzo y fue puesto en conocimiento de las autoriades de la Policía provincial durante ese mismo mes. Si bien no hay una versión oficial de los hechos ni se conocen detalles de la denuncia, el presunto abuso habría sido comentido durante una guardia nocturna asignada a la mujer policía, durante la cual los dos efectivos ahora denunciados habrían perpetrado el ataque sexual. La mujer está internada por depresión aguda, en tanto los policías denunciados habrían sido puestos a disponibilidad, por lo que se presume que a partir de la denuncia radicada en la justicia, serán sometidos a un sumario interno para determinar su situación laboral. El dr Matías Solano destacó el rol de la Red de Mujeres Policías en relación al acompañamiento a la víctima y su familia. «Lo que nosotros solicitamos es que se ponga en conocimiento a la Jefatura, porque tampoco estarían en conocimiento formal de este hecho, y que a partir de eso actúe en su plano interno», señaló el abogado a la agencia Télam. Las medidas solicitadas son de prohibición de acercamiento a la víctima, a los domicilios donde pueda estar y a sus hijos. Desde el colectivo Red Nacional de Mujeres Policias con Perspectivas de Género cuestionaron la actitud de las autoridades policiales por no haber desplazado a los efectivos involucrados en el hecho, para quienes pideron prisión preventiva.