BUENOS AIRES.- El contador Víctor Manzanares reveló que los cheques que el empresario Lázaro Báez pagaba a los Kirchner por los alquileres, los cobraba Máximo. Dijo también que el hotel Waldorf era propiedad del ex presidente aunque figuraba como dueño, Osvaldo Sanfelice. En una nueva declaración ante el juez Claudio Bonadío, el contador Víctor Manzanares dio más precisiones respecto del dinero que la familia Kirchner recibía de Lázaro Báez en concepto de alquileres de sus inmuebles, entre otros, el hotel Alto Calafate. Manzanares contó que era él quien depositaba los cheques una vez que Máximo Kirchner los endosaba, y que esta operación se repetía todos los meses. Agregó que Máximo también manejaba los plazos fijos que la familia tenía en los bancos. Según el periodista Hernán Capiello del diario La Nación, Manzanares dijo, además, que el Hotel Waldorf, situado en Paraguay al 400, era propiedad de Néstor Kirchner, pese a figurar a nombre de Osvaldo Sanfelice. El contador declaró que Néstor Kirchner tenía una cuenta en el Deutsche Bank de Nueva York, en la que tenía un millón de dólares. Dijo que esa cuenta estaba declarada ante la AFIP. Hasta la muerte de su padre, Máximo tenía «un rol mínimo», pero a partir del fallecimiento «pasó a tener un rol protagónico», dijo Manzanares. Sostuvo que hasta 2015 su relación fue con Máximo, no con Cristina Kirchner. Pero cuando dejó la presidencia «empezó a tener un rol protagónico en sus negocios, lo cual para mí fue una carga importante», reveló el contador. «Descarto que Máximo y su madre siempre conversaran sobre temas familiares. Era una administración compartida entre madre e hijo. No fue así el caso de Florencia Kirchner, quien no tuvo participación hasta el año 2016», aseguró el contador Manzanares que en julio cumplirá dos años detenido aunque ahora está alojado en un lugar oculto como testigo protegido. Fuente: La Nación