RÍO GALLEGOS.- El cambio de carátula de homicidio simple a homicidio agravado por la condición de género de la víctima,  la búsqueda de nuevas pruebas, y la aparición de un testigo que abonó la sospecha de que uno de los acusados habría sido quien descuartizó a Marcela Chocobar, fueron los datos sobresalientes de la segunda jornada del juicio oral por el crimen de la joven trans. «Queremos que se haga justicia y que les den cadena perpetua», dijeron las hermanas de la víctima. Después de tres años y medio buscaron el celular de Marcela en la Laguna Ortiz. Se realizó ayer la segunda jornada del juicio oral por el crímen de Marcela Chocobar, que dejó como saldo el cambio de carátula de la causa dispuesto por el Tribunal a pedido de la querella, que fue calificado como Transfemicidio y no homicidio simple como caratuló la jueza, Rosana Suárez. Un nuevo testigo contó que Angel Azzolini le dijo que a Marcela la había descuartizado Oscar Biott. A partir de la nueva calificación, tanto la querella como la defensa pueden acercar o pedir nuevas pruebas que ayuden al esclarecimiento del crimen. Justamente ayer a pedido del abogado querellante, dr Carlos Muriette se ordenó el rastrillaje de la laguna Ortiz, adonde según Azzolini, Biott le dijo que había arrojado el celular de Marcela luego de la supuesta pelea. Personal de Bomberos encargado del rastrillaje en el lugar, halló un celular Samsumg que los familiares no reconocieron como el que poseía Marcela la noche de su desaparición y posterior crimen. Hoy se tomarán nuevos testimonios, entre ellos el del dr Javier Echandi, médico cirujano, y a otro testigo que reside en Entre Ríos, estos testimonios se realizarán por teleconferencia. También será citado a dar testimonio, José Lazza, quien la noche cuando ocurrieron los hechos estaba durmiendo en la casa de Biott, y una mujer ex pareja de Biott. El fiscal de Cámara, Dr IVán Saldivia, ratificó a Cadena 3 que el caso de Marcela fue un «crimen de odio por su condición de trans», y que a raiz del cambio de calificación la condena es de reclusión perpetua. Agregó que  «la defensa pidió una nueva pericia con otros peritos, por lo cual el juicio podría suspenderse hasta el próximo miércoles», explicó. Manifestó que el hecho de que no se hallan encontrado los restos completos de Marcela, complica la investigación.  Cuestionamientos de la querella a «las deficiencias de la instrucción» El abogado de la familia Chocobar, dr Carlos Murietti, se mostró satisfecho con el cambio de carátula y fue crítico con la instrucción de la causa, explicó que hubo «deficiencias»  porque «nunca hicieron una investigación de género», consignó. Agregó que «No es que buscamos que cambien la calificación por que sí, lo que buscamos es la verdad, acá está surgiendo la verdad», manifestó el abogado querellante. Muriette aseguró que «los peritos empezaron a exponer cómo reconstruyeron los hechos y nos informaron, nos dieron luz de cómo los autores habían matado a Marcela Chocobar», declaró a la periodista, Karina Taberne durante el cuarto intermedio este mediodía. El letrado brindó precisiones sobre el cambio de calificación, «El código procesal permite ampliar el requerimiento fiscal o de la querella cuando durante el juicio surjan nuevos elementos de prueba que no se tuvieron en cuenta al momento de la instrucción», señaló. «Hoy sucedió con la pericia psicológica cuando los peritos determinaron que la muerte había sido por odio de género que la explosión emocional de los autores se había producido cuando descubrieron que la persona era trans»  «. Por lo tanto se encuadra perfectamente en las prescripciones del Código Penal artículo 80 inciso 4 que es cuando se mata a otra persona por odio de género, por su condición sexual». El punto principal del cambio de rumbo de la causa, fue que «la pericia psicológica que la explosión emocional de los autores se había producido cuando descubrieron que la persona era trans», y que esta prueba nueva que no estaba en la instrucción y surgió en este momento fue crucial, «más sumándole que el imputado reconoció que cuando estaba ejerciéndole violencia se dio cuenta que era trans, estamos ante la presencia del delito de muerte por odio de género. «por esta razón consideramos que era oportuno hacer uso del artículo 364 del Código de Procedimiento que indica que si aparece una calificante nueva hay que ampliar el requerimiento. De esta manera nosotros podemos acusar por esta nueva calificación, y el tribunal está habilitado a fijar una condena o no», concluyó Muriette. El nuevo curso de la causa habilita a la defensa a producir nuevas pruebas, en tanto se complica la situación de Oscar Biott imputado como actor principal, y Angel Azzolini considerado partícipe necesario quienes en caso de ser hallados culpabables podrían recibir una pena mucho más severa que incluye la reclusión perpetua. Los responsables de la instrucción  El tribunal que hoy juzga a los principales imputados está integrado por Jorge Yance, Joaquín Cabral y Carlos Arenillas. Mientras que el fiscal de Cámara es el dr Iván Saldivia. Los responsables de la causa son, la jueza de Instrucción, dra Rosana Suárez, y hubo dos fiscales, el dr Antonio Chan,  y el fiscal subrogante dr Gustavo Cima. En abril de 2016 el fiscal Chan fue denunciado por el gremio de los trabajadores Judiciales, por sus vínculos con el empresario Lázaro Báez según una escucha telefónica entre dos policías que publicó un canal de noticias naciona, y dos semanas después solicitó una licencia por 30 días «por estrés laboral»,  que a la fecha aún continúa usufructuando aunque se desconoce si es por el mismo motivo.  Leer nota aquí. Dijo Judith Chocobar en La Opinión: «Si tenés amigos en el Juzgado es todo más fácil. Para una clase hay justicia y para la otra, no hay justicia. Es terrible cómo nosotros nos damos cuenta de esto, de que si hay un apellido importante se ocultan las cosas y si sos un obrero, te meten preso enseguida”, señaló la hermana de Marcela.

El crimen conmocionó a la ciudad y tuvo repercusión nacional por la alevosía con que se perpetró. Concitó además la atención de la Asociación de travestis, transexuales y transgéneros (ATTTA), de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT), y del Instituto Nacional de la Mujer quien pretendió presentarse en la causa como amicus curae pero no fueron admitidos.

Desde el primer momento del horroroso crimen, los familiares no dudaron en que a Marcela la mataron por su condición de persona transgénero. “Fue tal el ensañamiento que entre ellos la llamaban ´el perro envenenado´ “, comenta Judith aludiendo a un mensaje de texto entre los dos acusados, que consta en el expediente.

Fotos Mirta Velázquez