RÍO GALLEGOS.- El Frente para la Victoria se opuso a la derogación del Aporte Solidario que pagan un porcentaje minoritario de los jubilados, «porque es una cuestión electoral», según argumentó el presidente del bloque, Matías Mazú. El proyecto fue presentado hace un mes en Comisiones por la diputada Gabriela Mestelán, y solo en el último año se presentaron tres iniciativas en el mismo sentido. Una vez más el kirchnerismo se opuso a derogar el cuestionado Aporte Solidario que pagan el 8% de los jubilados provinciales a partir de la reforma impulsada por el gobierno en diciembre de 2010 que estableció el adicional con el argumento de paliar el déficit de la Caja de Previsión. El presidente del bloque del Frente para la Victoria, Matías Mazú,  se manifestó a favor de eliminar el la imposición obligatoria, “Estoy en desacuerdo con esta implementación del sistema solidario”, afirmó, pero se negó a acompañar el pedido de derogación al igual que sus compañeros de bancada, argumentando que el pedido de tratamiento sobre tablas de la diputada Mestelán, estaba imbuido de un espíritu electoralista. Sin embargo en la legislatura existen sendos proyectos de derogación del Aporte Solidario, uno de la diputada Gabriela Peralta, del PJ, y otro del diputado César Ormeño del FPV. Ambos fueron presentados hace más de un año. En su exposición en el recinto Mazú sostuvo que “hay que tratar la Ley de Previsión en su integridad”, es decir, una reforma de fondo del sistema que gradualmente desfinanció el propio gobierno con el pago de salarios en negro, o las conciliaciones de deudas con los municipios que durante muchos años no depositaron los aportes con la anuencia de los gobernadores de turno. “No hay que tratarlo aisladamente»….»No me interesa parcharla”,  enfatizó el diputado Mazú, quien insistió en que el pedido de derogación era «una cuestión de elecciones». Mestelán: “Es una vergüenza que el kirchnerismo siga sosteniendo el ‘aporte solidario’ contra los jubilados” Así lo consideró la diputada de Encuentro Ciudadano tras su pedido por la eliminación del ‘aporte solidario’ en la sesión de la Legislatura. El Aporte Solidario fue impuesto por el Frente para la Victoria en diciembre de 2010, con el argumento de «paliar el déficit de la Caja de Previsión», según manifestó en el recinto la legisladora Ana María Urricelqui, quien por esos días adelantó su trámite jubilatorio a partir del 1 de diciembre para evitar ser alcanzada por el recorte que ella misma impulsaba. Hoy lo pagan unos 1500 jubilados, esto es el 8% del total de pasivos que aportan a la Caja de Previsión entre el 7 y el 12% de sus ingresos. La Caja recauda aproximadamente 10 millones de pesos mensuales, mientras que el rojo de las cuentas supera los 3 mil millones de pesos anuales. En la sesión de hoy Gabriela Mestelán explicó que “El aporte solidario de solidario no tiene nada porque es un descuento obligatorio que se realiza por ley y tiene un impacto importante en los haberes de los jubilados. Por otra parte, es una forma de armonización encubierta porque a los jubilados se les hace el descuento del 82 por ciento móvil”, indicó. “Entiendo que el compromiso con los abuelos, con los adultos mayores, con los jubilados, es inclaudicable, sean nacionales o provinciales”, expresó Mestelán al tomar la palabra. “A los jubilados no se los toca”, insistió en otro tramo de su argumentación. “Es una armonización encubierta porque el aporte solidario se paga en el caso de las mujeres hasta los 60 años, en el caso de los varones hasta los 65, que coincide con la edad jubilatoria nacional”, cuestionó, y recordó que “el aporte solidario sale del 82 por ciento móvil, es decir, toca la movilidad jubilatoria”.