RÍO GALLEGOS.- El juez de Recursos elevó a juicio oral la causa que investiga el cura Nicolás Parma por abuso sexual y corrupción de menores, los que según la denuncia fueron cometidos en la Parroquia Exaltación de la Santa Cruz, en 2012. La víctima, un joven oriundo de Salta, declaró que fue abusado cuando tenía 16 años y era pupilo en la parroquis donde el cura «Felipe» como se hacía nombrar Parma, ejercía el sacerdocio. Hoy el Tribunal Oral de Río Grande, Tierra del Fuego, condenó a 11 años de prisión al cura Cristian Vázquez, hallado culpable del delito de abuso sexual contra una menor de 13 años. En febrero el juez de Recursos subrogante, Diego Lerena, había rechazado la apelación presentada por la defensa del sacerdote Nicolás Parma, ejercida por el dr Carlos Muriette, y confirmó la continuidiad de la jueza Noelia Ursino al frente de la causa, y todas las medidas dictadas en el marco del proceso judicial que incluye la prisión preventiva del sacerdote. Parma, acusado de abuso sexual y corrupción de menores,  está detenido en la comisaría de Puerto Santa Cruz donde permanecerá hasta la sustanciación del juicio en la Cámara Criminal de Río Gallegos en fecha a designar.  El caso que conmocionó a la localidad está caratulado como “abuso simple doblemente agravado en concurso real con abuso gravemente ultrajante doblemente agravado en concurso real con corrupción de menores agravada”. Es el tercer caso de abuso de menores que involucra a curas que ejercieron el sacerdocio en Santa Cruz. El caso
El cura Nicolás Parma fue detenido en Tucumán a comienzos de octubre acusado de abuso simple, abuso sexual gravemente ultrajante contra menores de edad y corrupción de menores.Parma fue denunciado por el joven Yair Gyurkovitz quien declaró haber sido abusado por el cura cuando contaba con 16 años de edad y era pupilo de la iglesia en la Parroquia Exaltación de la  Santa Cruz. El joven  vivió en el pueblo y  fue alumno del Instituto María Auxiliadora, escenario de múltiples denuncias de abuso infantil en 2011. A finales de 2016, una investigación periodística de Telenoche sobre curas abusadores en la provincia de Salta, dejó a la vista que uno de los sacerdotes denunciados, había sido párroco en Puerto Santa Cruz. La investigación periodística aceleró los tiempos judiciales y la causa del cura Felipe de Jesús Parma o Nicolás Parma pasó a la órbita de la justicia de Santa Cruz. En octubre de 2018 el cura Parma declaró ante la Jueza Noelia Ursino,  quien ordenó que continúe detenido y dos semanas después lo procesó por concurso de delitos de índole sexual,  abuso simple, abuso sexual gravemente ultrajante contra menores de edad y corrupción de menores.   Otros casos de abuso que involucran a curas que se desempeñaron en Santa Cruz En noviembre de 2016 dos sacerdortes acusados de cometer abuso sexual contra menores,  fueron apartados del ejercicio público del ministerio, por parte del entonces obispo de Santa Cruz y Tierra del Fuego, Miguel D’Annibale. Se trata de Daniel Omar Acevedo y Cristian Vazquez, quienes fueron denunciados por sus víctimas, una de las cuales relató que fue violada por el cura, en tanto que en el otro caso, un menor acusa al sacerdote de haber intentado abusar de él.  Los hechos tuvieron lugar en la provincia de Tierra del Fuego, pero al momento de la sanción preventiva los sacerdotes se desempeñaban en parroquias de Santa Cruz . Hoy se conoció que el sacerdote Cristian Abel Vázquez fue condenado a 11 años de prisión por el Tribunal Oral en lo Criminal de Río Grande , en Tierra del Fuego . El cura fue hallado culpable de haber abusado sexualmente de una menor de 13 años en tres ocasiones, entre diciembre de 2012 y enero de 2013. Es el primer miembro de la Iglesia condenado por delitos sexuales en esa provincia patagónica.