EL CALAFATE.- A más de 80 días del corto circuito que obligó a evacuar a los niños y el personal del establecimiento, y que el Consejo de Educación decidiera el retorno parcial a clases, la Escuela Especial 5 continúa con inconvenientes estructurales en el edificio ya que hoy comenzó a ingresar agua de lluvia hacia el interior de una de las aulas.

Luego que el Consejo de Educación dispusiera que retornaran a la Escuela Especial N°5 de El Calafate parte de los alumnos que luego del corto circuito fueron distribuidos en otras escuelas, los padres decidieron presentarse ante la Defensoría Oficial para que intervenga en una situación que se prolonga en el tiempo sin que exista un plazo concreto de solución.

«La escuela somos todos», manifestaron los padres durante la última movilización para reclamar a las autoridades por el nuevo edificio escolar, en rechazo a la medida que obliga a una parte de los alumnos que hoy concurren a otro edificio a retornar a la escuela.

«Se acerca diciembre y en las demás escuelas los alumnos ya preparan su fiesta de fin de año y nosotros todavía no sabemos cuándo vamos a volver a tener clases en forma normal en la escuela», señaló a Winfo Santa Cruz una de las madres del colegio.

Publicidad

Publicidad

Hoy circularon fotografías del estado del edificio de la Escuela Especial N° 5 Tenink Aiken que aun no fue reparado totalmente luego del corto circuito ocurrido el 3 de septiembre.

Aque incidente destapó una realidad en cuanto a la falta de condiciones de funcionamiento del edificio, que tanto desde la cooperadora de padres como del gremio ADOSAC, se venía advirtiendo a las autoridades.

Video: Una de las protestas fue frente a la residencia oficial de la gobernadora

Sin embargo los reclamos no fueron respondidos hasta el día del corto circuito.

Cuando faltan poco más de dos semanas para el final del ciclo lectivo, no solo no hay un proyecto en marcha del nuevo edificio sino que el actual no se refaccionó totalmente.

Padres, alumnos y dirigentes de la ADOSAC, reclaman a la gobernadora Alicia Kirchner, a quien le recuerdan, «Usted recorrió nuestra escuela, conoce nuestras necesidades, y prometió un edificio nuevo», según referían las leyendas.

Hace tres semanas la directora de Nivel Especial, Fabiana Alfonso, se reunió con un grupo de padres a quienes adelantó el inminente reinicio de clases en el establecimiento, una vez que concluyan las reparaciones de la red eléctrica. Sin embargo, quedarían pendientes para luego del receso escolar, las restantes reparaciones de cloacas, redes de gas y agua.

Los padres no solo rechazan la vuelta al edificio sin que se realice la totalidad de las reparaciones, sino que también recuerdan que fue la propia gobernadora, Alicia Kirchner, quien prometió la construcción de un nuevo edificio para la Especial 5.

Desde la cooperadora de la institución se enviaran 15 notas al CPE, desde marzo de este año, reclamando por el acondicionamiento del edificio, las que no tuvieron respuesta por parte de las autoridades.

La institución atiende a 40 alumnos que cursan allí y cerca de 200 alumnos más que están integrados en las otras escuelas pero que desde allí se les sigue la evaluación y control. Desde que sucedió el corto circuito, los alumnos concurren a los Jardines 10 y 63, y al CIC de Cerro Calafate.

«No hay rampas, ni salidas de emergencia, ni matafuegos y hace dos meses que están sin calderas», detallaron los padres.

La Escuela Especial 5 Tenink Aiken, funciona en una vivienda oficial del estado provincial que tiene una antigüedad de 33 años, no está debidamente acondicionada para el servicio especial que brinda, ya que ni las puertas tienen las dimensiones requeridas para que se desplace una silla de ruedas.