RÍO GALLEGOS.- Diarios con fotos y obituarios por la muerte de Néstor Kirchner, accesos a entretechos sin puerta y estampitas de san Expedito, fueron detalles que llamaron la atención en el interior de los departamentos del contador Víctor Manzanares y del exsecretario presidencial, Daniel Muñoz.

Un total de 19 propiedades del contador Víctor Manzanares, y del exsecretario de Néstor y Cristina Kirchner, Daniel Muñoz, fueron decomisados a favor del Estado Nacional, por orden del juez, Claudio Bonadío. 

Es en el marco del expediente judicial caratulado «Fernández, Cristina Elisabet y otros s/ asociación ilícita», CFP N° 9608/2018, popularmente conocida como “Causa de los Cuadernos”, en la que el contador Manzanares declaró en condición de «arrepentido”, y dijo que esos inmuebles habían sido adquiridos con dinero de la corrupción de la obra pública. En el mismo sentido declaró Carolina Pochetti, esposa del fallecido Daniel Muñoz. 

Durante los procedimientos realizados en Río Gallegos por personal de la Agencia de Administración de Bienes del Estado (A.A.B.E), en tres complejos de departamentos se realizó un minucioso registro de las condiciones de los inmuebles que en su mayoría estaban dehabitados, y a partir de la decisión judicial pasarán a propiedad del Estado Nacional. 

Publicidad

Publicidad

Detalles que no pasaron desapercibidos

La tarea llevada adelante por los enviados de la A.A.B.E. fue expeditiva y cautelosa, solo un equipo de periodistas del diario La Nación cubrió los operativos que se desarrollaron durante la mañana del miércoles y parte de la tarde. 

Algunos detalles observados en el interior de los departamentos llamaron la atención, como las hojas de los diarios que cubrían los vidrios de las ventanas tanto de los departamentos de calle Moyano como los de Avenida San Martín.  Las publicaciones correspondían al 28 de octubre de 2010 y reflejaban en sus primeras planas la noticia del fallecimiento del expresidente, Néstor Kirchner. 

En otras páginas también de la misma edición, podían leerse obituarios por la muerte de Kirchner. 

Sobre la mesada de la cocina de uno de los departamentos, había dispuesta una estampita de San Expedito, el santo de «las causas urgentes».

Pero el detalle que más llamó la atención fue que en todos los departamentos inspeccionados, los cielorasos no tenían puerta de acceso y podía observarse el interior del entretecho.