SANTA CRUZ.- La Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico de Argentina
manifestó que la reciente derogación del secreto pontificio por parte del Papa Francisco, «no implica un avance real y efectivo en materia de defensa de Derechos Humanos de las víctimas», y por el contrario, consideraron que actúa «a favor del abusador». 

La Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico, cuestionó la derogación del secreto pontificio dispuesto por el Papa Francisco,  «Para nuestra Red no implica un avance real y efectivo en materia de defensa de derechos humanos de las víctimas y sobrevivientes. Es más, demuestra un profundo desprecio por la vida y la salud física y emocional de las personas
vulneradas», expresaron.

El 04 de diciembre, el Papa Francisco abolió el secreto pontificio en casos de violencia sexual y abuso de menores cometidos por clérigos.

Según informó el sitio, Vaticano News, la nueva instrucción especifica que la “la información se tratará de manera que se garantice su seguridad, integridad y confidencialidad” establecidas por el Código de Derecho Canónico para proteger “la buena reputación, la imagen y la privacidad” de las personas implicadas.

Publicidad

Publicidad

La entidad que nuclea a las víctimas de abuso por parte de miembros de la iglesia Católica sostiene que «El tenor del documento deja ver el autoritarismo de una institución que actúa en contra de las Convenciones Internacionales. Su funcionamiento y organización son similares a
los de una asociación ilícita», sostienen.

En el comunicado emitido hoy señalan que la derogación del secreto pontificio, «ratifica el histórico accionar antijurídico y perverso de la Iglesia en materia de abuso sexual», aseguran.

Entre otros puntos cuestionan que el levantamiento del secreto pontificio es solo para las autoridades judiciales estatales. «Es decir, el poder religioso solo ´da respuestas´ al poder judicial, no a las principales personas interesadas: les sobrevivientes», remarcan.

Agregan que de este modo, «se  pisotea una vez más el principio jurídico universal pro homine. Simulando transparencia, se les da la espalda obligándoles a recurrir sí o sí a la justicia estatal que será la que solicite la información», advierten desde la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico.

Casos de abuso en Santa Cruz

En 2016 los sacerdotes,  Daniel Omar Acevedo y Cristian Vazquez,  fueron denunciados por abuso por parte de dos menores. Una de las víctimas relató que fue violada por el cura. Si bien los hechos tuvieron lugar en la provincia de Tierra del Fuego,  al momento de las denuncias uno de los sacerdotes se desempeñaba en parroquias de Santa Cruz. 

En noviembre de 2016 los curas fueron apartados del ejercicio público del ministerio, por parte del entonces obispo de Santa Cruz y Tierra del Fuego, Miguel D’Annibale.

Otro de los casos de abuso de menores por parte de miembros de la Iglesia Católica, involucra al cura Nicolás Parma, alias «Felipe», quien fue denunciado por el joven Yair Gyurkovitz,  que lo acusó de haber abusado de él cuando fue pupilo en Puerto Santa Cruz.

El joven  vivió en el pueblo y  fue alumno del Instituto María Auxiliadora de esa localidad, escuela escenario de múltiples denuncias de abuso infantil en 2011

En octubre de 2018 el cura Parma fue detenido en Salta y trasladado a Puerto Santa Cruz donde declaró ante la Jueza Noelia Ursino,  quien ordenó que continúe detenido y dos semanas después lo procesó por concurso de delitos de índole sexual,  abuso simple, abuso sexual gravemente ultrajante contra menores de edad y corrupción de menores.

https://winfo.com.ar/2019/06/elevaron-a-juicio-oral-la-causa-que-investiga-al-cura-parma-por-abuso-sexual-y-corrupcion-de-menores/

Leer el documento completo de la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico acá. https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=3564091643631054&id=1082672488439661

Crédito portada: Vaticannews.va.es