SANTA CRUZ.- Omar Alvarado, uno de los autores del crimen de Santino, el niño de 4 años que fue arrojado desde un acantilado en Puerto Deseado mientras violaban a su madre, fue hallado muerto anoche en su celda de la Comisaría 4ta de Caleta Olivia. Las primeras estimaciones indican que Alvarado se habría suicidado utilizando una de sus prendas de vestir.  

Omar Alvarado,  de 33 años, uno de los autores del crimen de Santino y de la violación de su madre María Mercedes Subelza, fue hallado sin vida anoche en la celda adonde estaba alojado en la Comisaría cuarta de Caleta Olivia. 

Si bien aún no lo confirmó la policía provincial, Alvarado se habría suicidado ahorcándose con una prenda de vestir sujetada a una ventana. 

Según fuentes consultadas por Winfo Santa Cruz, durante su detención en la Comisaría de Caleta Olivia, Alvarado no recibió visitas de su entorno familiar, a excepción del profesional que lo asistía psicológicamente. 

Publicidad

Publicidad

El hecho que conmocionó a la comunidad de Puerto Deseado y fue noticia nacional durante varios días, sucedió la tarde del 20 de febrero.

https://winfo.com.ar/2020/02/asesinan-a-un-nino-de-4-anos-y-golpean-y-violan-a-su-madre-en-una-playa/

Alvarado, padecía esquizofrenia y era, junto a un joven de 16 años, uno de los acusados por el crimen de Santino y la violación de María Mercedes Subelza, en Punta Cavendish, una zona de acantilados a dos kilómetros del centro de la ciudad de Puerto Deseado, en la costa de Santa Cruz. 

Fue la propia víctima quien reconoció a sus agresores sexuales y autores del crimen de su hijo en rueda de reconocimiento ordenada por el juez Oldemar Villa. 

El magistrado había detenido a los principales sospechosos horas después del hecho, pero luego los liberó en razón de haberse cumplido las 6 horas de detención que ordenan los plazos legales.  

La decisión del juez provocó la reacción de la comunidad que se volcó a las calles pidiendo justicia y las renuncias del magistrado y de las autoridades del ministerio de Gobierno, encabezadas por Lisandro De La Torre, quien en ese momento se encontraba en la ciudad junto a miembros de la Policía.