RÍO TURBIO.- Con la firma del interventor de YCRT, Aníbal Fernández, comenzaron a notificarse los despidos a los 417 trabajadores de la empresa. El fundamento de las cesantías es «la falta de causa y la ausencia de convalidación» de la Resolución por la cual se produjeron los nombramientos. 

Ayer comenzaron a recibir las cartas documentos los trabajadores de YCRT que fueron designados durante la gestión de Omar Zeidán al frente de la empresa, se trata de 417 obreros que en su mayoría cumplen funciones en Río Turbio, aunque la lista incluye también a personal administrativo de las oficinas que la empresa estatal tiene en Buenos Aires, en la calle Cabildo, y  a empleados de la sede de Río Gallegos.

El argumento de la intervención que encabeza, Aníbal Fernández, dispuso revocar la Resolución “A” I YCRT N°127 de fecha 29 de noviembre de 2019,»por razones de ilegitimidad basada en su falta de causa y la ausencia de convalidación», reza la carta documento que notifica los despidos.

Publicidad

Publicidad

Básicamente los despidos se basan en la falta de firmas de los funcionarios en los expedientes de designación,  e incluso de la falta de la firma de conformidad de los propios empleados. 

Hace dos semanas Aníbal Fernández explicó que esa resolución era ad referéndum sobre una decisión ministerial. «El ministro nunca firmó, la actividad está parada desde agosto de 2019, le deben $6000 millones a la AFIP», dijo el exjefe de gabinete Cristina Kirchner. Agregó que «el interventor no estaba habilitado para incorporar a la gente a planta permanente».

Mientras tanto los 417 trabajadores continúan cumpliendo tareas en sus puestos de trabajo, y se les ha abonado el sueldo de enero. 

«La gente que ingresó no fue por razones políticas sino por necesidad de la empresa que demandaba más mano de obra para encarar el nuevo plan de trabajo a partir de la exportación de carbón», confió una fuente de la intervención saliente. 

Las incorporaciones en la empresa «nunca fueron por concurso, ese es el problema», aclara otra fuente, que reconoce que «todas las intervenciones ingresaron empleados, que fueron quedando en planta a medida que cambiaban las gestiones», remarca. 

Agrega que incluso, «actualmente ya están tomando currículums para que ingresen nuevos empleados», consigna.