RÍO GALLEGOS.- El gremio de los docentes cuestiona el plan de educación virtual aplicado por el Consejo de Educación, porque sobre exige a alumnos, padres y docentes, producto de la «improvisación» con que se manejan las autoridades. Dice que el sistema de aulas virturlaes, demanda herramientas teconológicas que en muchos casos ni padres ni docentes conocen, y que el nivel de requerimientos rompe el equilibrio familiar necesario para afrontar la crisis sanitaria por la pandemia de coronavirus.

A través de un documento emitido esta tarde, la ADOSAC cuestiona el plan de educación a través de aulas virtuales que implementó el Consejo de Educación, para mantener el vínculo pedagógico mientras dure la cuarentena.

El gremio de los maestros calificó de «improlijo» e «improvisado» el esquema de educación en los hogares al que los responsables de la gestión le van «colocando parches semanales», llevando desconcierto a alumnos, padres y docentes.

Cuestiona la confección de planillas de datos «que jamás se habían empleado antes», a la par del desarrollo y entrega de actividades».

Publicidad

Publicidad

Señala además que se exige la disponibilidad de recursos tecnológicos e informáticos, «que en ocasiones tanto los docentes como las familias no poseen», señala el documento.

«La saturación de actividades y requerimientos, rompe el equilibrio mental, anímico, emocional y familiar tan necesario para poder sobrellevar la crisis en la que nos encontramos inmersos», plantea ADOSAC

Adosac manifiesta que no se tuvo en cuenta que cuando se desató la pandemia, aun los docentes no habían tenido contacto con los alumnos, «por lo tanto el diagnóstico de los grupos era escaso».

Agregan que los docentes no fueron capacitados para aulas virtuales, y remarcan que todos los males que aquejan hoy al sistema, «la virtualidad desnuda hoy por completo».

Respecto del programa «La educación nos une» a través del cual Nación distribuye cuadernillos didácticos, los que ADOSAC señala como «plagados de errores conceptuales», dice que el CPE obliga a los directivos a su distribución «rompiendo el aislamiento» recomendado para evitar contagios.