RÍO GALLEGOS.- La presencia de Rudy Ulloa en la fiesta de cumpleaños de David Maico Miguel transmitida por facebook live, no solo trascendió por los ribetes judiciales en los que derivó por trasgresión a la ley que rige la cuarentena por el COVID 19. Se conoció en las últimas horas que en 2018 el empresario kirchnerista le cedió a David Miguel  las acciones de la firma Caléndula SRL dedicada a la venta de ropa infantil.  El gobierno salió a despegarse del escándalo. La provocativa fiesta de cumpleaños a la que asistió Rudy Ulloa no solamente terminó en una denuncia por violación al DNU 297/2020 que estableció la cuarentena por el COVID 19 que prohibe las reuniones sociales, sino que va a dejar un recuerdo amargo entre varios de los invitados quienes quedaron expuestos ante los ojos de cientos de personas que pudieron ver en directo los pormenores de los festejos gracias a la transmisión abierta por Facebook live que hizo el propio anfitrión. Según  podía observarse en el video, unas cincuenta personas reunidas en una vivienda de calle Entre Ríos al 500 de Río Gallegos celebraron el lunes 25 de mayo el cumpleaños número 34 de David Maico Miguel, quien además de sus familiares convocó a un grupo de invitados entre los que se destacaba el dirigente político y amigo personal del fallecido expresidente, Néstor Kirchner, el empresario Rudy Fernando Ulloa. Lo que en principio sembró un dejo de dudas respecto de la identidad de la persona de camisa celeste que gesticulaba con su mano derecha mientras conversaba con un invitado sentado enfrente,  se trataba del empresario Rudy Fernando Ulloa Igor, con el correr de las horas y la profusa difusión del video confirmó la identidad del histórico dirigente kirchnerista. Así en los negocios como en los festejos  ¿Cuál es el vínculo de Ulloa con el dueño del cumpleaños que explicó su presencia en la fiesta de cumpleaños? Según publicó hoy el diario La Nación en su edición digital, en septiembre de 2018 Rudy Ulloa Igor le cedió a David Maico Miguel acciones de una de  sus firmas: se trata de Caléndula , una SRL que la esposa de Rudy, Jesica Uliarte había creado junto a la ex diputada nacional Juliana Di Tulio (FPV) en el año 2011 para vender ropa para niños con dos locales abiertos en Río Gallegos. La cesión se dió el 4 de septiembre de 2018, según quedó registrado en un edicto en el Boletín Oficial de la provincia: en la misma acción Juliana Di Tulio cedió a Rudy su parte en el negocio y Ulloa y su esposa Uliarte, cedieron la totalidad de las acciones a David Miguel y Marisol Traico, quien quedaron como únicos socios en la firma. Aquella transacción comercial justifica en parte la presencia de Ulloa en la fiesta que terminó en una causa penal que en principio involucra solo al dueño del cumpleaños quien tuvo que concurrir a la comisaría a fijar domicilio y luego quedó involucrado en una causa federal por violación a los artículos  205 y 239 del Código Penal. El  artículo 239  establece que “Será reprimido con prisión de quince días a un año, el que resistiere o desobedeciere a un funcionario público en el ejercicio legítimo de sus funciones o a la persona que le prestare asistencia a requerimiento de aquél o en virtud de una obligación legal». El artículo 205, en tanto,  dice que “será reprimido con prisión de seis meses a dos años, el que violare las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia». El video de la provocación David Maico Miguel decidió celebrar su cumpleaños 34 el lunes 25 de mayo, -pese a que según sus registros nació un 30 de marzo- y decidió transmitirlo en vivo  por la red social facebook. A medida que transmitía, Miguel iba contabilizando las visualizaciones de la transmisión las que según su propio relato, por momentos convocó a más de 90 personas. David Maico Miguel borró su video de la cuenta, pero el mismo ya había sido capturado y horas después circulaba por las redes sociales de la ciudad. Miguel filmó con su teléfono celular durante diez minutos, tomó imágenes de la fiesta donde se veía en su mayoría hombres mayores de edad, sin barbijo, sentados en mesas en un amplio salón. «Vamos a terminar todos presos», y «me cago en la cuarentena», se escuhó de boca del cumpleañero y de sus interlocutores. Mientras pasaban los minutos iba contabilizando la audiencia en vivo que asistía en forma remota a la fiesta, «Hay 90 que nos están mirando en vivo», dijo sobre el final del video de unos 10 minutos de duración. En la primera exposición policial no figura el nombre de ninguno de los asistentes, solo la notificación a David Miguel quien quedó resgistrado en la causa que instruye el fiscal federal Pablo Mansilla, del Juzgado Federal de Río Gallegos. Provincia y Municipio se despegan del escándalo A través de un comunicado en el que no mencionan a Rudy Ulloa, el gobierno provincial y las autoridades municipales salieron a desvincularse del escándalo. «En función de la información que es de público conocimiento respecto de un grupo de vecinos y vecinas de Río Gallegos que incumplieron con lo establecido en el Decreto de Necesidad y Urgencia 297/20,  se informa que el Estado Provincial actuó desde un primer momento a través del Ministerio de Seguridad y se dio intervención a la Justicia por el incumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio», explica el parte de prensa oficial. Por su parte, desde el Municipio «repudiaron el hecho y pidieron responsabilidad a toda la comunidad», dice el escueto comunicado.