RÍO GALLEGOS.- La situación del comercio que se mantiene cerrado hace más de cuarenta días por la pandemia del coronavirus, apremia la economía local. El intendente Pablo Grasso presentó ayer un plan de reactivación a través de una plataforma virtual, que otorga un código único QR habilitante para practicar la actividad. Trabajadores de oficios también podrán volver a la actividad cumpliendo este requisito. Cerca de mil comercios esperan reabrir sus puertas.

«Los comercios que la están pasando muy mal, sepan que tienen todo el acompañamiento del estado para buscar las herramientas para salir adelante, siempre juntos», manifestó el intendente Pablo Grasso en el acto de presentación del plan de reactivación del comercio y los oficios.

La situación de los comerciantes es acuciante por estos días luego de seis semanas de cierre por la pandemia de coronavirus COVID 19. La parálisis de una de las actividades económicas más importante de Río Gallegos afecta además a miles de empleados que ven en riesgo sus puestos de trabajo o el cobro de los salarios. 

Otro tanto ocurre con los trabajadores de oficios que ejercen autónomamente,  albañiles, gasistas, plomeros, mecánicos, entre otros.

Publicidad

Publicidad

Ayer el intendente, Pablo Grasso, encabezó la presentación del plan de reactivación de la actividad económica, que mañana la gobernadora, Alicia Kirchner, deberá refrendar en el decreto que firmará para el regreso a las actividades económicas. 

Los rubros autorizados a funcionar con sistema de atención al público deberán registrarse en la plataforma de la Municipalidad de Río Gallegos para así adquirir un código único QR habilitante a practicar la actividad, asimismo deberán completar un formulario de Declaración Jurada donde se responsabiliza de esta manera a cumplir con las recomendaciones de carácter obligatorio establecidas en el protocolo de atención al público.

La Secretaria de  Comercio, Moira Lanesán Sancho,  explicó que hasta el momento hay 600 comercios anotados y existen 294 que aún no fueron autorizados a comerciar con la modalidad de delivery, que aún restan cumplimentar requisitos.

En tanto las personas que ejercen oficios en la ciudad, rondan ya los 900 inscriptos, quienes también obtendrán el permiso para trabajar a través de esta plataforma. «Esto les permitirá ir hacia los lugares de trabajo y poder de a poco volver a recuperar sus ingresos siempre respetando los protocolos que establece la municipalidad para las obras y el regreso a casa», informaron desde ele municipio.

Situación desesperante

Ayer, Alejandro Mozzi, un reconocido comerciante local con más de 25 años en el rubro de venta de ropa para niños, escribió en su cuenta de facebook un sentido mensaje con un pedido: «Amigos del face les cuento que nuestra situación como trabajadores es desesperante. No pedimos ni préstamos ni subsidios solo volver a trabajar. Y hoy más que nunca les deseo salud y trabajo». 

El frente de su comercio exhibía carteles pidiendo poder reabrir sus puertas de atención al público.

Durante la presentación de ayer en el Teatro Municipal, el intendente Grasso manifestó que «los comercios que la están pasando muy mal, sepan que tienen todo el acompañamiento del estado para buscar las herramientas para salir adelante, siempre juntos».

«Tenemos que volver a ser los pioneros que siempre fuimos, pujantes y solidarios. Nuestra capital tiene que transformarse, no tiremos por a borda todo este esfuerzo y a los que viven del trabajo de sus manos, a los que viven del comercio sepan que entre todos vamos a salir adelante”, prometió el jefe comunal.