SANTA CRUZ.- La petrolera CGC donó una cámara térmica para el Aeropuerto de Río Gallegos, que servirá para medir la temperatura de los pasajeros que arriban a la ciudad.

Comenzó a funcionar ayer una cámara térmica en el Aeropuerto Internacional Piloto Civil Norberto Fernández de Río Gallegos que permitirá tomar la temperatura a los viajeros antes del ingreso a la sala de arribos y, en el caso de detectar fiebre, poder dar inicio a los protocolos para el aislamiento y atención sanitaria correspondiente. Es la tercera en el país, el primer lugar en instalarse fue Ezeiza, luego Mendoza y ahora Río Gallegos.

La Compañía General de Combustibles (CGC), dondante del equipo en el marco de la Ley de Responsabilidad Social, pertenece a la Corporación América, del grupo de Eduardo Eurnekian,  dueño de la concesión del aeropuerto local que además explota áreas de gas y petróleo no convencionales en Santa Cruz.

Estas cámaras están diseñadas para medir el calor corporal y son capaces de medir la temperatura con el objetivo de detectar fiebre, uno de los síntomas principales de la infección por COVID 19. Su principal ventaja es que mide el calor corporal a distancia, sin ningún contacto físico. Por esta razón, son muchos los países que han instalado este sistema en las entradas de supermercados, edificios, estaciones del metro, entre otros sitios de alta concurrencia.

Publicidad

Publicidad

El dispositivo fue estrenado ayer con la llegada del vuelo que transportó a santacruceños provenientes del norte del país que quedaron varados por la cuarentena.

Cómo funciona la Cámara térmica.

El equipamiento fue instalado por personal de la Secretaría de Modernización de Santa Cruz.  Jorge Naguil, responsable del área, explicó el funcionamiento,  “en la pantalla del lado derecho figura la imagen térmica de la persona y en el lado izquierdo es la correspondiente a la imagen viral”, detalló.

“Lo que hace es tomar la temperatura a medida que la persona avanza por el pasillo y se va almacenando en el disco duro de la computadora”, indicó .

En caso de que suene la alarma aparecerán en pantalla diferentes tipos de carteles. En este sentido, expresó que “en el caso de que la temperatura supere el umbral de mínimo sonará la alarma tanto visual en una gama de color rojo como una alarma sonora en la cámara”.

A partir de esto, el objetivo es “que se pueda actuar rápidamente y llevar la persona para que sea atendida por el área de sanidad y ser trasladad al hospital”, indicó.

Por su parte, Diego Farias de Protección Civil sostuvo que “desde el día uno en los vuelos se activó el protocolo con PSA y Salud Pública y, en posible caso positivo, se activa el protocolo 107”.

“No sólo se toma la temperatura, sino que se observa en los pasajeros otros síntomas relacionadas al COVID como ser dificultad para respirar, tos o dolor de garganta”, añadió.