SANTA CRUZ.- Con la decisión de LATAM de dejar de operar en el país, Santa Cruz se verá afectada con la disminución de 9 vuelos semanales desde y hacia Buenos Aires. Río Gallegos y El Calafate pierden una conectividad clave con el resto del país sobre todo en temporada, que ahora quedará en manos de Aerolineas Argentinas. (Foto: Télam)

La crisis económica por la pandemia por el COVID 19 dio el golpe de gracia a muchas compañias aéreas que como en el caso de LATAM ya sufría inconvenientes derivados de conflictos gremiales sin resolución, y que se agudizaron con la parálisis de la actividad aeronáutica.

LATAM comenzó a volar a Santa Cruz en Septiembre 2005, pocos meses después de instalarse como LAN Argentina, y durante casi 15 años llegó a operar 5 vuelos semanales entre Buenos Aires y Río Gallegos.

En tanto que a El Calafate en diciembre 2019, en plena temporada alta, LATAM llegó a contar con una na frecuencia de 4 vuelos diarios.

Publicidad

Publicidad

Retiros voluntarios para el personal

La empresa inició un proceso preventivo de crisis y ofreció retiros voluntarios al personal. En todo el país son 1.700 empleados, en tanto que en Santa Cruz son 10 las personas empleadas.

El retiro de LATAM del mercado local, afectará también a las empresas que brindan servicios a la compañía, como Intercargo, que presta el servicio de handling (asistencia en tierra).

Devolución del dinero de pasajes

Mediante un comunicado la compañía anunció que a quienes hayan adquirido tickets se les realizará la devolución del dinero en la misma modalidad en la que fueron abonados los pasajes.

La noticia fue un duro golpe a la industria aeronáutica, que se encuentra sacudida por la pandemia que dejó a todas las aerolíneas sin volar comercialmente, y que también mantiene en vilo a las lowcost que poco antes también peleaban contra el cierre del Aeropuerto de El Palomar.

La empresa Aerolíneas Argentinas es hasta el momento la compañia que deberá cubrir la demanda de un servicio que para Santa Cruz es escencial.