SANTA CRUZ.- La expropiación de la agrícola Vicentín llegó a la legislatura provincial de la mano del diputado Martín Chávez quien pidió a sus pares declarar el beneplácito por la medida del gobierno nacional: «Si vamos a hablar de recuperación, hablemos de recuperar nuestro Banco Santa Cruz», fue la respuesta del legislador Javier Pérez Gallart quien recordó que el Banco administrado por el grupo Eskenazi «le da la espalda al empleado público». En  2019 Encuentro Ciudadano presentó un proyecto para expropiar las acciones del concesionario en el BSC. Durante la última sesión legislativa realizada en forma virtual el jueves pasado, el diputado Martín Chávez (FPV)  pidió el tratamiento sobre tablas de un proyecto expresando el “beneplácito por la decisión del gobierno nacional de intervenir la cerealera Vincentin en el inicio de un proceso de expropiación de la firma santafesina. » ¿Por qué mejor no hablamos del Banco Santa Cruz? «, fue la reacción del diputado de Encuentro Ciudadano, Javier Pérez Gallart, «Si hablamos de función social el Banco Santa Cruz supuestamente es el que fomenta las actividades productivas, la economía regional, que custodia y promueve el ahorro provincial, y las inversiones de la Provincia», agregó. Dijo que por el contrario, la entidad privatizada durante la gobernación de Néstor Kirchner, en 1998 a favor del grupo Eskenazi, «Es un Banco que le da la espalda a los santacruceños,  no da créditos a sus clientes cautivos, y aplica tasas ururarias que le permite ganar millones de dólares», manifestó Pérez Gallart. Remarcó que el Grupo Eskenazi, el accionista mayoritario del Banco, «fugó 100 millones de dólares al extranjero, según reveló hace días en una investigación periodística Horacio Verbitski en su sitio ‘El cohete a la luna'», expresó el legislador. Ironizó sobre el comportamiento de sus pares del oficialismo, «Entiendo la sensibilidad social de los Diputados Oficialistas por los productores de la pampa húmeda pero empecemos a sensibilizarnos por nuestros empleados públicos», concluyó Pérez Gallart. La historia de una privatización que se va por su tercera década  El convenio de vinculación entre el Estado Provincial y el Banco Santa Cruz fue firmado en octubre de 1998 luego de la privatización de la entidad durante el gobierno de Néstor Kirchner, a favor del grupo Eskenazi. Aquel contrato fue por diez años, y se renovó en 2008 durante la primera gobernación de Daniel Peralta por otros diez. En septiembre de 2018  fue la gobernadora Alicia Kirchner quien a través del decreto 0821, otorgó una nueva prórroga al grupo Eskenazi frente al BSC, bajo las mismas condiciones originales:, es decir,  con una cartera de 70 mil clientes cautivos, que son los empleados públicos provinciales y municipales a quienes la Provincia obliga a tener una Caja de Ahorro en la entidad que no paga ningún canon a la Provincia por ningún concepto. La prórroga fue aprobada en la legislatura por la mayoría oficialista y por los diputados radicales Santiago Gómez y Gerardo Terraz. Cabe consignar que en otras provincias por convenios similares, el banco abona al Estado un canon por operar una cartera de clientes. Tampoco el banco otorgó beneficios a los empleados públicos durante la pandemia, como créditos personales a bajas tasas de interés, o la suspensión o diferimientos de débitos automáticos por servicios. En mayo de 2019 la legisladora, Gabriela Mestelán, (EC) presentó un proyecto de ley declarando de utilidad pública y sujeto a expropiación “las acciones del Banco Santa Cruz S.A pertenecientes al Banco San Juan S.A”. En los fundamentos se lee, “El proceso expropiatorio deberá contemplar los objetivos fijados en el artículo 51 de la Constitución Provincial, de creación del Banco, que debe velar por el fomento del desarrollo regional y las actividades productivas de la Provincia”. La iniciativa no fue acompañada por el bloque del Frente para la Victoria. https://winfo.com.ar/2019/05/proponen-que-el-banco-santa-cruz-vuelva-a-ser-administrado-por-la-provincia/