SANTA CRUZ.- Más de 80 días sin actividad parecen marcar el pico que precede al descenso económico de los gimnasios cuyos dueños ya comienzan a avizorar que si no retornan a la actividad en un plazo perentorio, se verán obligados a cerrar sus puertas definitivamente. La decisión está en manos de la gobernadora, Alicia Kirchner.

Tras la publicación del flyer firmado por «Gimnasios Unidos» de Puerto San Julián, Gabriela Cormack de Centro Deportivo Trébol de El Calafate lo compartió en sus redes como una forma de hacer oir el reclamo de muchos propietarios de gimnasios particulares que esperan una decisión de las autoridades que les permita abrir sus puertas nuevamente luego de 80 días de inactividad. 

«Me pareció acertadisima es lo que nos esta tocando vivir a todos los que tenemos espacios deportivos», explicó a Winfo Santa Cruz.

Otra de las ciudades que suma su reclamo, es Gimnasios Unidos,  de Puerto San Julián. Piden la reapertura de las actividades «contamos con un protocolo técnico médico creado por profesionales en serguridad e higiene y de la salud», aseguran.

Publicidad

Publicidad

Consideran que la práctica de gimnasia «también es una actividad escencial», y que en otro aspecto además «garantiza puestos de trabajo».

Los propietarios de gimnasios manifiestan que durante el tiempo que llevan de cuarentena tuvieron que afrontar el pago de alquileres, servicios, sueldos, e impuestos, y que la ecuación económica comienza a ser insostenible ante la falta de ingresos.

«Cuando se cumpla el plazo del 28 de junio y culmine la reciente prórroga de la cuarentena, ya no vamos a poder hacer frente a ningún gasto fijo más», comenta el propietario de un gimnasio de Río Gallegos.

Por su parte Cormack cuenta su experiencia hasta ahora, «El primer mes, nos agarró a mitad de mes, no se sintió tanto, en marzo casi todos ya habían pagado. En abril tuvimos la fortuna que muchos padres siguieron apostando al lugar al deporte y siguieron contribuyendo con el pago de la cuota. Nos ayuda a pagar los sueldos de los profes, el alquiler los servicios», explicó respecto de cómo atravesaron estos ochenta días sin ingresos económicos.

Advierte que en mayo la situación ya se empezó a complicar «y no todos pudieron seguir pagando, y más por un servicio que no se está brindando», afirmó.

El Centro Deportivo El Trebol es una escuela de deportes para niños a partir de los 4 años, donde tienen actividades de Iniciación Deportiva, futbol, voley, basquet, también hay un gimnasio de musculación y Newcon para la tercera edad, que abrió las puertas en 2019 y también mantuvo colonias de vacaciones durante el verano.

Para este mes de junio tienen la expectativa puesta en que con más de un mes sin casos en la localidad se puedan abrir las puertas, «si eso no pasa, la verdad, va a ser muy complicado, porque se hace difícil de sostener y te da tristeza, vas a la lugar, todo cerrado, todo apagado, no veo la hora de verlo lleno de chicos y adolescentes. El local de ropa funciona si el gimnasio esta abierto» señalóó la propietaria del Centro Deportivo.

«Estamos esperando a ver qué ocurre porque la intendencia presentó un protocolo a provincia para que se pueda presentar esos espacios. Estamos con la expectativa, y nos estamos manteniendo tranquilos pero no va a dar para más y vamos a tener que unirnos los de El Calafate para ver como podemos ir volviendo aunque sea de a poco», explicó Gabriela Cormack.

También desde Puerto Deseado piden la reapertura de los gimnasios.

Desde el blog Opinion de América de Puerto Deseado se preguntan por qué están habilitados comercios, restaurante y supermercados mientras que a los gimnasios se les impide abrir sus puertas.

«¿Qué diferencia tiene con un Gimnasio?», se pregunta Opinión Sur, respecto al funcionamiento de los supermercados. 

Señala que «en un supermercado el contagio del covid 19 parece ser más probable ya que es imposible controlar cada producto que los clientes manipulan, como así también los pasillos y góndolas por donde transitan cientos de personas en el transcurso del día sin saber quién es quién.
Muy diferente es un Gimnasio donde acuden personas con horarios controlados, por otra parte los clientes siempre son los mismos, es decir el control y contención sobre un posible caso puede ser inmediato a diferencia de un supermercado que seria buscar una aguja en un pajar», .

Lo cierto es que no hay un criterio unificado en el país a la hora de definir la apertura de gimnasios, el mapa adjunto indica qué gobernadores ya decidieron autorizar el funcionamiento de los gimnasios, y cuáles aún demoran la decisión.