SANTA CRUZ.- Un joven denunció  que fue brutalmente golpeado por efectivos de la comisaría Sexta y la Infantería, la madrugada del 01 de mayo cuando regresaba caminando del domicilio de su madre hasta su casa distante 5 cuadras. «Pienso que es reloco que pasen estas cosas en estos tiempos», dijo Jorge Javi Astorga, quien no duda en atribuir el violento accionar policial a su condición de homosexual, «fue un ataque homofóbico», denuncia en una entrevista realizada por la periodista Mirtha Espina.

Un joven que fue detenido acusado de haber violado la cuarentena obligatoria denunció que fue víctima de abuso policial al ser golpeado en una comisaría y que la Justicia aún no inició la investigación. Tampoco los policías fueron sancionados. 

El hecho sucedió hace un mes pero recién ahora Jorge Javi Astorga de 27 años, tomó coraje para denunciar la golpiza.

«Me encontraba acompañando a mi madre ese día, me retiré de su casa a las 3 de la mañana y me dirigí a mi domicilio que es acá, a 5 cuadras. Para esto, me encuentra Infantería y me me meten adentro de la camioneta sin preguntarme el motivo de mi circulación, sin pedirme el dni y yo pregunto el motivo de por qué me estaban deteniendo y uno de los efectivos me dice ´a mirá como habla este maricón, como habla este trolo´.

Publicidad

Publicidad

«Y ahí empezó el abuso, me esposaron me empezaron a propinar patadas trompadas todo el tiempo mientras se dirigían a la Sexta que fue adonde me llevaron. De ahí me bajaron de los pelos me arrastraron por el suelo y me llevaron hasta adentro de la comisaría hasta el pasillo al final que ahí se encuentra el quincho, había música», relató Jorge.

Dijo que una vez en la comisaría, «me tiraron al suelo para esto ya me encontraba sin zapatillas y sin medias, me arrancaron mis aritos, ahí siguió el abuso. Había 3 o 4 efectivos policiales que correspondían de ahí de la Sexta».

/?t=1

«Había una sola efectivo femenino, y después los demás eran todos varones, los de infantería eran entre 6 y 8 personas que estaban encapuchadas o sea no se les veía el rostro, de una persona sí me acuerdo la parte de acá de la cara», detalla Jorge mientras se señala la parte superior de su rostro. 

Dijo que no tenía dudas de quien se trataba, «Yo lo miré cuando él me pateó la cara. Ahí me provocó la fractura maxilar»,  asegura. 

Los detalles de la detención

«Me llevaron al calabozo, todo el tiempo me amenazaban que me iban a llevar con los otros presos para que me violen. Y bueno, todo el tiempo me decían que yo no tenía derechos, que no era como en las películas y que no tenía tampoco derecho a hacer unas llamadas. Yo pedí hacer una llamada le pedí al jefe que se ve que era el jefe de turno y él me lo negó en todo momento», contó. 

Cuenta que su mayor preocupación era que su familia «no sabía que yo estaba ahí para esto estuve hasta las 09 y media de la mañana».

«Estuve en el calabozo con dos detenidos que estaban ahí por la misma situación que yo había pasado pero ellos no estaban pero a ellos no le habían hecho el abuso que a mí me habían hecho de pegarme de tenerme descalzo, o sea, ellos estaban bien, solamente los habían detenido», afirma Jorge. 

El lugar adonde permaneció más de 7 horas, «Es un lugar muy chiquito, no sé cómo entrábamos los tres ahí.Había un asiento de cemento que ahí había uno sentado, un chico estaba sentado en el suelo y yo estaba parado, y ahí estuvo descalzo y con mucho frío porque está helado ahí adentro. Y la efectivo femenino se reía de mí, ella tenía mis zapatillas y me decía, ´ahora te vas a tener que comprar unas zapatillas´, precisó. 

Mirtha Espina:  ¿Por qué denunciaste recién a la noche?

«Bueno, yo le informo todo esto a mi familia a las 6 de la tarde porque obviamente como estuvo hasta las 09 y media de la mañana yo llegué y llegué a descansar. A las 6 le cuento todo esto a mi familia, les informo, me llevan al hospital donde me hicieron estudios y se detectó que yo tenía una fractura maxilar y fisuras en las costillas y hematomas en todo el cuerpo. Obviamente llevo varias horas en el hospital y terminé de hacer todos los análisis nos dirigimos al comando 101 alrededor de las 02 y media de la mañana, donde me negaron hacer la denuncia ahí porque me dijeron que solamente la denuncia se puede hacer en el lugar donde fueron los hechos, que era en la Sexta».

«Y yo realmente no quería ir a ir porque no quería volver a revivir lo que había sucedido, pregunté si podía ir a otro lugar a hacer la denuncia y me dijeron que no. Tuve que armarme de coraje y fui a la Sexta. Me acompañaron mis hermanas y la chica que estaba ahí que era la jefa, la Comisario que estaba a cargo me atendió bien no podía creer lo que a mí me había sucedido en el turno de la noche y bueno, me tomó mi denuncia.»

Mirtha Espina: ¿Y hasta el día de hoy sin novedades?

«Fui a hablar con el jefe él tampoco estaba al tanto pero hasta el día de hoy no hay siquiera un sumario a los que estuvieron en ese turno. O sea, ellos siguen trabajando con total normalidad».

Mirtha Espina:  ¿Qué pasó en el hospital cómo es que llegás a una operación?

«Tuve varios exámenes médicos porque primero se pensaba que era una fisura pero después al hacerme una radiografía y demás placas se descubrió que el hueso estaba fracturado. Me llevaron con el doctor de maxofacial que fue el que me trató acá y en me hicieron la cirugía en Medisur. Me hicieron dos cirugías para volver a tener la movilidad otra vez en la boca porque había perdido totalmente la movilidad no podía abrir la boca. solamente podía tomar líquidos y nada más. no podía comer nada sólid».

«Tengo una larga recuperación todavía, de acá a 45 días y después voy a ir viendo como va la evolución de todo esto».

La denuncia se realizó en el Juzgado Penal 1 y hasta el momento no hubo actuaciones.

«Es difícil hacer una denuncia, porque nunca pensé estar de este lado, más si es contra la policía, la infantería», cuenta Jorge. Y Agrega: «Tengo miedo a la policía porque se supone que son las personas que deberían protegernos , eso hace que yo no pueda salir a la calle y siente seguridad, y menos, de la policía»


Ante la consulta de cómo costeó la operaciones y el tratamiento, mencionó,  «estoy desempleado de un supermercado en el que trabajé varios años; y por eso tengo Osde residual. Gracias a eso pude pagar».

Finalmente, será el juzgado de instrucción penal 1 el que deba actuar. Mientras, «el personal policial continúa trabajando en sus puestos» y que «hay inicio de actuaciones administrativas pero todavía no se tomaron determinaciones como las que se toman de suspensiones; pero hasta el momento no. No hay», confiaron las mismas fuentes.

Fuente: Télam.