SANTA CRUZ.- La provincia que gobierna el kirchnerismo desde 1991 contiene el tutorial de muchas de las acciones de gobierno que luego el matrimonio de Néstor y Cristina Kirchner aplicaron desde la presidencia del país. La resonante intervención con fines de expropiación de la cerealera Vicentín que lleva adelante el gobierno de Alberto Fernández tiene puntos de referencia con una maniobra del mismo tinte jurídico que en 2012 se realizó en Santa Cruz con la pesquera Vierira SA, que fue expropiada a través de un procedimiento viciado hasta que motivó que luego de un año le empresa sea devuelta a sus dueños. Gobernada Santa Cruz, Daniel Peralta, y los mismos diputados del Frente para la Victoria que votaron entusiastas la expropiación de Vierira SA, fueron las que dieron marcha atrás con la maniobra con el mismo talante. Hoy el diario La Nación, recorre aquella historia mezcla de vicios jurídicos pero también de arrebatos políticos y  atropello institucional. Todo a costa del Estado Provincial que tuvo que financiar los desaciertos y sus consecuencias. «Con una bolsa de consorcio cargada de $2,5 millones llegaba cada mes el interventor a Puerto Deseado. Pagaba $20 mil a cada uno del centenar de marineros que recibía un subsidio y compensaba así la paralización de la actividad. Eran trabajadores de Vieira SA , la pesquera que expropió el gobierno de Santa Cruz en 2012 y que dos años después tuvo que devolver a sus dueños sin haber logrado pescar un solo langostino», se lee hoy en La Nación. En un esquema similar al que propuso el gobierno de Alberto Fernández con la empresa cerealera Vicentin, la legislatura de Santa Cruz consumó en septiembre de 2012, a favor del gobierno de Daniel Peralta, una veloz expropiación de las instalaciones, los bienes inmuebles y la flota de siete barcos de la empresa pesquera Vieira Argentina, filial de la española Grupo SA Eduardo Vieira. Sin embargo, la pesquera nunca se reactivó, los barcos pasaron tres temporadas sin salir del muelle y la expropiación tuvo que revertirse. ¿Por qué se avanzó con la expropiación? Para la diputada nacional Roxana Reyes (UCR), el método tiene que ver con el ADN del kirchnerismo y hoy esta historia del pasado tiene un reflejo en el presente. «El gobierno kirchnerista que nunca pudo volver a poner en marcha el andamiaje productivo de la empresa ni salvaguardar los puestos de empleo, quiere repetir el mismo fracaso rotundo con Vicentín», afirma Reyes. Y añade: «Tenemos la maqueta en Santa Cruz, y ese es el modelo que quieren trasladar al país. Antes de ir a Venezuela, miremos primero a Santa Cruz y no los dejemos que repitan la historia». Leer nota completa en La Nación. Foto portada: Horacio Córdoba / La Nación