RÍO GALLEGOS.- En 48 horas la capital provincial registró 27 nuevos casos de coronavirus alcanzando la cifra de 31 personas contagiadas, de un total de 37 en toda la provincia. El intendente Pablo Grassó atribuyó el brote de COVID-19 a  «la irresponsabilidad de unas personas”, y dijo que sabía que «a la larga esto iba a pasar». Ante el abrupto crecimiento de contagios de COVID-19 en Río Gallegos que en los últimos dos días pasó de 4 a 31 personas contagiadas, el Intendente Pablo Grasso manifestó su malestar, “todos los que estuvimos trabajando durante este tiempo sabíamos que a la larga esto iba a pasar”, y atribuyó el nuevo brote de coronavirus a «la irresponsabilidad de unas personas que complicaron todo», aseveró.  Fue en el marco de una nueva reunión de la Junta Municipal de Protección Civil. Explicó las medidas de restricción que comienzan a regir desde hoy en la ciudad capital, en virtud a la proliferación de nuevos casos de COVID 19 en Río Gallegos. Pablo Grasso quiso transmitir tranquilidad a la población y en ese sentido expresó, «la realidad es que se está trabajando muy fuertemente y en conjunto para contener la pandemia. El virus se trasmite entre personas», dijo antes de hacer un llamado a la conciencia y responsabilidad ciudadana. No obstante se mostró molesto: “después la culpa la tiene el otro, el estado provincial o municipal”, dijo Grasso, que insistió en que “siempre pedimos ser informados de la cantidad de gente que ingresa a Río Gallegos”. Al pedir que la Junta resuelva declarar estado de alerta por 14 días, el Intendente Grasso destacó que “vamos a trabajar en una fuerte comunicación y en el territorio para poder concientizar a la población, nuestra responsabilidad política e institucional es tomar las medidas que haya que tomar, nosotros no estamos para pelearnos con ningún ente provincial o nacional, pero si nuestra responsabilidad es tomar las medidas que sean necesarias para mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos”. En este sentido, reconoció la tarea de cientos de personas que “han trabajado sin descanso” y reforzó el pedido a los vecinos y vecinas para que “acaten las medidas, ya que con este virus vamos a tener que convivir, somos responsables los vecinos, los comerciantes, y los gobernantes, y tenemos que colaborar entre todos”, dijo Grasso. “No lo tomemos como un retroceso, sino como una nueva oportunidad de cuidarnos y querer a nuestra familia y amigos”, manifestó el Intendente reiterando el pedido de responsabilidad y conciencia ciudadana como una de las principales herramientas para afrontar la situación actual. Con información de la Dirección de Prensa Municipal.