RÍO GALLEGOS.- Paulo Lunzevich, propietario de uno de los hoteles que dispuso la provincia para alojar a personas en condición de aislamiento preventivo de COVID-1, aseguró que tanto la calefacción como los demás elementos y componentes del hotel funcionan correctamente. «Lo que pasó es que con las bajas temperaturas el hotel estuvo muy frio y tardó en templarse y ponerse en condiciones”, explicó.

Luego de las quejas planteadas por las personas que fueron asiladas preventivamente en dos hoteles de esta ciudad, denunciando malas condiciones edilicias de los establecimientos, Paulo Lunzevich, propietario de uno de los hoteles y además vicepresidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros y Gastronómicos de Río Gallegos salió a alclarar públicamente la situación. 

“El hotel tenía la calefacción apagada y la encendimos la noche anterior a ser puesto en funciones. Todos los elementos y componentes del hotel funcionan correctamente. Lo que pasó es que con las bajas temperaturas el hotel estuvo muy frio y tardó en templarse y ponerse en condiciones”, explicó Lunzevich.

Remarcó que los hoteles están condiciones, “Estuvieron cerrados mucho tiempo. Hemos hablado en otras ocasiones acerca de la compleja situación por la cual atraviesa la hotelería y eso hizo que los hoteles estén cerrados”, expresó.

En ese sentido, expuso que desde el Municipio de Río Gallegos como así también del Hospital Regional Río Gallegos, les solicitaron colaboración para poder asistir ante la alta demanda que había en el hospital.

“Colaboramos con establecimientos que se pusieron a disposición y en este caso el hecho puntual tiene que ver con el Hotel Laguna Azul del cual soy propietario y conozco bien el tema porque estos últimos dos días estuve abocado a la situación”, agregó.

“El hotel tenía la calefacción apagada y la encendimos la noche anterior a ser puesto en funciones. Todos los elementos y componentes del hotel funcionan correctamente. Lo que pasó es que con las bajas temperaturas el hotel estuvo muy frio y tardó en templarse y ponerse en condiciones”, explicó.

Señaló que “Desde la hotelería y el hotel estamos haciendo todo para que la gente esté lo mejor posible. A veces haciendo cosas por fuera de lo que nos han pedido. Nosotros solo teníamos que poner la instalación y sin embargo estamos atendiendo y reforzando el desayuno y en cosas que tienen que ver con la vida cotidiana», detalló.

También aludió a las críticas de los huéspedes respecto del servicio de comidas, «Es importante comprender que no tiene que ver con el establecimiento el resto de aspectos como la alimentación, seguridad y asistencia sanitaria. Solamente estamos colaborando con el espacio físico para descomprimir la situación del hospital para que estemos un poco más tranquilos con el COVID – 19 y el resto de las enfermedades del invierno”.

En cuanto a las versiones y comentarios que se originaron en las últimas horas, indicó que cualquiera puede entrar a las redes sociales y ver cuáles son los comentarios de los turistas que estuvieron en los hoteles.

“Allí se puede ver la manera en la que estuvimos trabajando y los servicios que les dimos a los turistas que son los mismos que les estamos dando a la gente que está siendo trasladada al hotel para el aislamiento. Tienen televisión por cable, Wi Fi, entre otras comodidades. Lo único que paso es que tardó en calefaccionarse el establecimiento. Muchas de las personas que fueron derivadas al establecimiento mostraron conformismo”, detalló.

“Este es un hotel que es una empresa familiar y que tiene empleados que están siendo cuidados y que están en sus casas hace cuatros meses sin poder trabajar y cobrando su sueldo. Estamos haciendo todos los esfuerzos para tratar de ayudarnos y cuidarnos entre todos. A veces la gente no termina de escuchar y entender las versiones y hacen comentarios. No tenía intención de hacer estas aclaraciones pero tenía que dar a conocer nuestra versión de los hechos”, concluyó.