BUENOS AIRES.- Ante el reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia y su requerimiento a organismos nacionales de elevar informes acerca del avance de las Represas Hidroeléctricas sobre el río Santa Cruz, Cóndor Cliff y La Barrancosa, Aves Argentinas presentó un estudio a la Administración de Parques Nacionales con el fin de dar a conocer los motivos por los cuales la construcción de las represas podría representar la irreversible desaparición del Macá Tobiano.

El Macá Tobiano (Podiceps gallardoi) es una especie prácticamente exclusiva de Argentina, es decir, la conservación de este patrimonio genético es exclusiva responsabilidad del Estado argentino, en definitiva, de todos nosotros.

El proyecto para la construcción de las represas sobre el Río Santa Cruz no cuenta con estudios de impacto ambiental sólidos, independientes y con fuerte base científica, que demuestren la viabilidad de los mismos. El Dr. Ignacio Roesler, Director Científico de la ONG Aves Argentinas y la Dra. Laura Fasola, Coordinadora del Programa Patagonia de Aves Argentinas, ambos científicos del CONICET, presentaron el estado de situación del Macá Tobiano y el posible impacto sobre sus poblaciones de las represas sobre el río Santa Cruz, valiéndose de la información recabada sobre esta especie junto a otras ONG e instituciones gubernamentales a lo largo de 10 años de trabajo.

Los resultados de los muestreos en el área reproductiva del Macá Tobiano entre las temporadas 2010-2011 y 2019-2020 proporcionan información confiable sobre el estado poblacional, debido a que se monitorearon más de 450 lagos y lagunas, incluyendo todos aquellos donde alguna vez fue reportado. La población reproductiva actual es inferior a los 800 individuos adultos.  La comparación entre datos obtenidos en la campaña 1984–1985 y 2010–2011 indica que la población de Macá Tobiano se redujo en un 80%. Por esta razón la especie está categorizada como Críticamente Amenazada a nivel global.  Debido a los esfuerzos de conservación y manejos realizados en la última década, las poblaciones de Macá Tobiano se han estabilizado.

“En Aves Argentinas hemos mantenido un cercano seguimiento de la evolución de este tema que nos preocupa sobremanera. Junto a la coalición que defiende el río Santa Cruz y su biodiversidad hemos presentado argumentos al Estado para que no avance con este proyecto en reiteradas oportunidades. Las represas podrían ser una trampa mortal para nuestro querido macá tobiano por el que tanto hemos trabajado durante estos años”, destaca Hernán Casañas, Director Ejecutivo de Aves Argentinas.

Las posibles amenazas que puede estar afrontando el Macá Tobiano durante la migración son varias y crecientes. El potencial efecto de accidentes por presencia de ciudades, sitios iluminados, tendidos eléctricos, campos eólicos y otras obras semejantes a lo largo de las rutas migratorias o alteraciones en los sitios de concentración invernal, como son los estuarios de los grandes ríos, son preocupantes.

Estudios desarrollados en diferentes ecosistemas del planeta han demostrado que las represas producen impactos que se reflejan aguas arriba, en la formación los reservorios resultado de la inundación de ambientes ribereños y terrestres, así como aguas abajo, con el cambio en los flujos de agua y consecuente alteración de depósitos/ciclos de nutrientes o ciclos de inundaciones naturales. En el mundo entero ya se han instaurado más de 58 mil represas de grandes dimensiones, lo que ha generado pérdidas irreversibles de hábitat y ya se han detectado extinciones de numerosas especies a causa de estas obras.

Según los estudios realizados para el EsIA (Estudio de Impacto Ambiental) de las represas Cóndor Cliff y La Barrancosa, la mayor influencia en la zona del estuario es debido a las mareas, ya que la diferencia de caudales entre esta y los caudales de los ríos Santa Cruz-Chico es muy grande. Sin embargo, existen pocos estudios sobre la fauna que habita en ellos y el efecto que la construcción de estas represas podría representar. Los pocos existentes se enfocan en especies de peces de interés económico y sobre los macroinvertebrados de los que se alimentan. Estos estudios concluyen que los impactos predecibles serán dados por la interrupción de la dispersión de fauna a causa de la propia represa, pero también, por una destrucción de 51% de los ambientes. Los efectos sobre las comunidades aguas abajo son extremadamente difíciles de predecir, ya que el conocimiento de los ríos es aún escaso.

Conociendo que el 100% de la población se concentra en el estuario del río Santa Cruz, y que una reducción de al menos 50% puede ser crítico demográficamente, es necesario considerar que los efectos que tendrán la construcción de dos represas sobre el estuario del río Santa Cruz generan un riesgo de extinción al Macá Tobiano. Con una población global de 800 individuos reproductores, cualquier factor que produzca una reducción cercana o mayor al 50% podría causar el fenómeno irreversible de la extinción debido a una alteración demográfica de la que la especie no podría recuperarse.

Por esto, la existencia de nuevos cuerpos de agua de llanura, como serían los embalses de las represas propuestas para el Río Santa Cruz, no generaría beneficio desde el punto de vista del ciclo reproductivo del Macá Tobiano. Incluso, nuevos embalses, sin estructuras ni comunidades zooplanctónicas establecidas debido a los cambios en la estructura del río podrían generar trampas ecológicas por ausencia de alimento para los juveniles durante su primera migración, reduciendo aún más su población.

Foto de Portada: Pablo Hernández – Aves Argentinas