SANTA CRUZ.- A partir del 1 de mayo la adquisición de medicamentos para los afiliados a la Caja de Servicios Sociales será a través del sistema de receta electrónica. 

Esta modalidad, que nació en pandemia pero no se aplica en todas las localidades de la provincia,  será de uso obligatorio para la Caja de Servicios Sociales a partir del 1 de mayo. Desde la obra social apuntan a la digitalización y sistematización de datos, como parte del plan de modernización del Estado.

La receta electrónica será obligatoria y la única manera de obtener medicación indicada por médicas y médicos prestadores.

Cómo funcionará el sistema

Publicidad

Publicidad

Cuando el afiliado asista a una consulta con especialistas que indiquen medicación, los médicos deberán confeccionar la receta de acuerdo a las pautas  del sistema electrónico implementado por la CSS y ya el afiliado no deberá portar la receta papel. 

En la farmacia, sólo deberán presentarse con la credencial de la obra social e indicar que tienen medicación cargada para retirar. Los farmacéuticos accederán al sistema y leerán los datos ingresados por especialistas, es decir, la receta electrónica, y con ésta podrán brindar la medicación indicada por el tiempo y cantidad indicada, sin papeles de por medio.

En caso de que se recete más de un medicamento y no se encuentre todo lo solicitado en la misma sucursal, se podrá buscar en diferentes farmacias prestadoras, ya que la prescripción quedará cargada en el sistema al que podrán acceder las distintas farmacias adheridas.

Programas especiales

En caso de que la medicación indicada corresponda a programas especiales, CUD, crónicos se deberá informar por primera vez en autorización médica y farmacéutica la prescripción para acceder a la cobertura.

Si se trata de medicación de alto costo, se deberá autorizar en el sector farmacia de la CSS cada vez que se prescriba.

Los afiliados pueden comunicarse mediante whatsapp con el área de zona sur al (2966) 626026 y zona norte al (297) 5058946.

Si se precisan tratamientos prolongados, los profesionales pueden prescribir medicación durante plazos determinados, para evitar que los pacientes deban asistir sistemáticamente sólo para la indicación del medicamento. No obstante, se debe retirar con el tope estipulado en cada caso.