RIO GALLEGOS.- El enfermero Manuel Piris cumple hoy 11 días de huelga de hambre en la carpa montada hace tres semanas frente a la gobernación en reclamo a que se retrotraiga las condiciones laborales. Ayer en el día del Enfermero, llegó hasta el lugar, Nadia Astrada, secretaria de Derechos Humanos de la provincia, en respuesta a una carta que el manifestante le dejara en su despacho. «Respetamos su derecho a manifestarse», dijo la funcionaria.

La visita se concretó pero sin respuestas para los planteos de Piris. Durante la tarde, una marcha convocada por el gremio docente concluyó frente a la gobernación en respaldo a los Enfermeros Autoconvocados.

La protesta que lleva más de dos meses de parte de los enfermeros y alcanzó su punto más extremo con la huelga de hambre de Piris, se centra en la denuncia de los enfermeros que reclaman condiciones laborales económicas, y en materia de seguridad e higiene. Ellos explican que desde noviembre de 2020 empezaron a ejecutarse modificaciones en el cronograma de turnos y guardias, que implicó una retroceso de las condiciones laborales respecto al cómputo de las guardias, pago de horas extras y el derecho a goce de francos compensatorios.

Piris le detalló esta situación a Astrada quien llegó a la carpa junto a personal médico con el objetivo de efectuar la revisación médica. “Nos reunimos a Casa de Gobierno donde se encuentra Manuel Piris para ver en qué condiciones de salud se encuentra, verificando que se respeta el derecho a manifestarse y expresarse”, explicó la funcionaria a través de un comunicado de prensa. Y dijo que un médico lo revisará a diario para garantizar su estado de salud, sin embargo sobre los reclamos explicó que se atienden a través de las paritarias sectoriales.

Publicidad

Publicidad

Imágenes: Adrián Barabino

Durante la tarde llegó hasta la carpa blanca una marcha convocada por la Asociación Docente de Santa Cruz, Adosac, en el marco de la jornada de paro y movilización convocada el dia anterior ante la multa aplicada por el ministerio de Trabajo contra la entidad sindical y para denunciar la creación de comisiones en el seno de la Junta de Clasificación, que a criterio de las autoridades gremiales tiene como objetivo intervenir en las decisiones de las Juntas.