EL CALAFATE.- Los concejales del Frente de Todos se opusieron a un pedido de destitución por mal desempeño en sus funciones, de la presidenta del Consejo de Educación, Cecilia Velázquez. La inciativa impulsada por la concejal, Ethel Torres, se fundamenta en «las malas decisiones que la funcionaria adoptó de modo unilateral, que vulneran el derecho a la educación y atenta contra la calidad educativa», y cita entre otras, la promoción automática de los alumnosdel Secundario, la falta de mantenimiento de escuelas, y de edificios nuevos que son largamente reclamados, la imposición del pase sanitario.

La concejal Ethel Torres, impulsó un pedido a la gobernadora, Alicia Kirchner, para que destituya del cargo a la presidenta del Consejo de Educación, Cecilia Velázquez, por mal desempeño en sus funciones «cuyas consecuencias vulneran el derecho a la educación, atentan contra la calidad educativa y genera desigualdades entre los niños, niñas y adolescentes», esgrimió.

Alegó que así como la designación de Velázquez, es postestad de la gobernadora con aprobación de la legislatura, «en el mismo sentido proponemos ahora que se promuevan los canales institucioneles para desplazar a la funcionaria del cargo, razones sobran», sostuvo Torres.

A la hora de la votación los cuatro concejales del Frente de Todos, que responden al intendente, Javier Belloni, se opusieron al pedido de remoción de la presidenta del CPE, argumentando que «no está dentro de las atribuciones de los concejos deliberantes» solicitar a la gobernadora el pedido de renuncia de un funcionario provincial.

Con el voto del Frente de Todos, el proyecto pasó a archivo.

«Una funcionaria que en lugar de prever y construir,  va tomando decisiones de manera improvisada e inconsulta. Va dictando resoluciones que lo único que han logrado es  perjudicar a los alumnos y  desvalorizar la profesión docente», cuestionó la concejal de Encuentro Ciudadano.  

La conceja Torres recorrió escuelas de El Calafate: «En nuestra ciudad faltan escuelas, edificios para el nivel Secundario». 

Citó el caso de los alumnos que cursan 4 año de la Secundaria  sin haber aprobado las materias de los años anteriores, y el año próximo estos estudiantes egresarán sin los mínimos conocimientos requeridos para ingresar al nivel terciario o universitario, o para enfrentarse al mundo laboral». 

Afirmó que «a los profesores les dicen que pueden aprobarlos por complejidad de saberes,  por ejemplo, si rinde matemáticas de tercero, quiere decir que la de primero y de segundo estarían aprobadas». 

Dijo que en estos casos «se puede ver el proceso del alumno, pero hay otras materias en las que no, como geografía o historia, por ejemplo», señaló. 

Analizó que los casos que expuso, «me llevan a pensar en que, o no hay capacidad para gestionar la educación, o hay una clara intención de deteriorar la calidad educativa. Otra muestra de falta de cumplimiento del deber de funcionaria es la falta de inversión presupuestaria para el mantenimiento de los edificios escolares».

La falta de edificios escolares.

Torres recordó el reclamo por el edificio adaptado para Escuela Especial  que funciona en El Calafate, «que durante un año provocó manifestaciones de parte de la comunidad educativa con “abrazos” a la institución para visibilizar el reclamo de un nuevo edificio,  no fueron escuchados». 

Añadió otros casos, como el de la rotura de la  caldera  del jardín 63 que impidió el dictado de clases; el industrial 9, donde los alumnos que pasaron a 6to año  perdieron un mes de clases por no  estar creadas las secciones; el secundario 46, que no tiene gimnasio, y así puedo seguir enumerando ejemplos de falta de gestión política para solucionar estos temas», reseñó la concejal. 

Aclaró que muchos de esos inconvenientes tuvieron que ser solucionados por el municipio ante la falta de respuestas de los funcionarios del Consejo de Educación. 

En materia de presupuesto para garantizar el funcionamiento del sistema educativo, «la presidenta del CPE tampoco planificó ni proyectó los sueldos de los docentes, fue la única provincia que esperó hasta el inicio del ciclo lectivo para llamar a paritarias y ofrecer un 22 % de aumento, cuando  Nación ya había firmado con los 5 gremios docentes un 45 % para el semestre». 

Cabe consignar que Santa Cruz, recién acordó esta semana una recomposición de los salarios docentes. 

«Miren cuánto tiempo se perdió en Educación por la displicencia de los funcionario, o, y no quiero pensar mal, por un encono personal que la actual presidenta del CPE tiene con los docentes», afirmó la concejal.

El pase sanitario en escuelas de El Chaltén, «generó discriminación y denuncias».

Otra acción que la concejal califico de aberrante, es la exigencia del pase sanitario a alumnos de El Chaltén, una medida que se comunicó  un domingo a la noche horas antes del inicio de clases al día siguiente. 

«¿Por qué digo que fue “aberrante” esta medida? porque privó a muchos niños y niñas del nivel Primario de El Chaltén de la ilusión del primer día de clases que es uno de los días más importantes en la vida de las personas. El día que los chicos inician la vida escolar. Día importante para ellos y para los padres y madres. 

Y como si fuera poco, el destrato y la discriminación, el gobierno, a instancias del Consejo de Educación judicializó el reclamo de los padres y aún hoy no retira esa abyecta  acción judicial. 

Las dos resoluciones 146 y 147 siguen vigentes y se la hacen cumplir solo a los docentes.

Es más, hoy a docentes de El Calafate no se les permite  ingresar a dar clase si no están vacunados o hisopados. Una  vez más pierden los alumnos, ya que  no reciben las clases correspondientes de ese maestro.

Aclaró que valoraba y estaba de acuerdo con la vacunación, «pero no quiero dejar de mencionar una contradicción más. El año pasado la lic Cecilia Velázquez  aseguraba que el aula no es un lugar de contagios, y anunciaba  la presencialidad plena en las escuelas de Santa Cruz».  

El pedido de Torres acompaña una iniciativa similar existente en la Cámara de Diputados.