BUENOS AIRES.- El ministro de Educación, Jaime Perczyk, afirmó que insistirán con el proyecto de extensión de la jornada para que ningún estudiante tenga menos de 25 horas semanales de clases, y «donde podamos, tener 40 horas». El funcionario enfatizó que Santa Cruz adhiere a la medida que aún está en etapa de elaboración. 

“Impulsamos el proyecto para que haya más escuelas con jornada completa”, ratificó el ministro de Educación, Jaime Perczyk, y fundamentó la medida que impulsa su cartera en  “que haya menos desigualdad». 

Dijo además, «donde podamos queremos tener 40 horas y en el resto de las escuelas 30 ó 25 horas semanales”, lo que implica “una inversión muy importante porque sumamos millones de horas a la enseñanza”, añadió.

Santa Cruz adhiere a la medida que se resolvió hace una semana en la reunión del Consejo Federal de Educación que sesionó en Tierra del Fuego, donde se planificó conformar comisiones en todas las jurisdicciones para elaborar el proyecto y concretar su implementación. 

En aquella oportunidad el ministro Perczyk manifestó la implementación de la medida «requiere la construcción de acuerdos y consensos con las jurisdicciones y los gremios» y puntualizó que esa hora más por día «significa tener 38 días más de clase por año» y detalló que la idea es que esta modificación se realice de manera progresiva en las 24 jurisdicciones.

Mencionó que la medida implica más carga horaria para los docentes, quienes percibirán «un aumento proporcional por la nueva jornada laboral».

Para Perczyk se trata de “una necesidad y una demanda de nuestro pueblo, por lo que vamos a insistir en eso. Es viable y vamos a acordar con los sindicatos y las provincias».

Sostuvo que desde la cartera educativa proponen que el turno mañana pase de 7 a 12 o de 7.30 a 12.30 y el turno tarde lo haga de 13 a 18 o de 13.15 a 18.15 horas.

Tenemos que preparar nuestras escuelas para que eduquen y formen a las niñas y niños para lo que nos demanda el Siglo XXI, subrayó y dijo que esa hora que se suma a la jornada escolar tiene que estar preferentemente afectada a la enseñanza de matemática, lengua y lectura.

Sostuvo que para aprender a leer y escribir, para poder expresarse, hay que escribir y leer todos los días y algo similar ocurre con la matemática. Para aprenderla hay que ejercitarla todos los días en la escuela y en la casa.

Perczyk recordó que para eso este año se distribuyeron más de ocho millones de libros de lengua y matemáticas para todos los alumnos de escuelas primarias del país.

Adelantó también que a mediano plazo buscarán crear las condiciones, especialmente de infraestructura, para lograr la universalización de la jornada completa.