EL CALAFATE.-  El amparo ambiental presentado en abril de 2016 contra el basural a cielo abierto de Laguna Seca a pocos kilómetros del ingreso a la ciudad espera ahora el  fallo definitivo del Tribunal Superior de Justicia, luego de cumplirse todas las instancias judiciales que fueron favorables al planteo de los amparistas,  y de mediar cuatro apelaciones por parte de las autoridades municipales. El 24 de septimebre el TSJ notificó a las partes de las últimas novedades en el expediente, tras lo cual emitirá el fallo definitivo. Durante el proceso de más de dos años, se realizaron dos inspecciones oculares a la denominada “zona de sacrificio”; de las que surgieron sendos fallos e incluso se dictaron cautelares que ordenaron frenar la actividad en al vaciadero, las que no fueron cumplidas por parte del municipio quien apeló cada una de las resoluciones de la justicia provincial. Según el colectivo Vecinos Autoconvocados, «Se trata del vaciadero a cielo abierto más grande de Lago Argentino que es operado por la Municipalidad de El Calafate desde octubre de 2014. En el lapso de cuatro años recibió más de 49 mil toneladas de residuos sólidos y continúa recibiendo desechos domiciliarios y peligrosos sin clasificar», detallaron. Desde su página de face, celebraron que «después de haber llegado a la máxima instancia judicial de la provincia, el Tribunal Superior de Justicia se apresta a emitir su veredicto final en la causa iniciada en abril de 2016 por vecinos de El Calafate que denunciaron la existencia de un enorme vertedero ilegal con modalidad de disposición a cielo abierto operado por el Municipio en la zona de Laguna Seca, 7,5 kilómetros al este de esa villa turística.» La cédula de notificación judicial, fechada el 24 de septiembre  informa a las partes que el Tribunal que fallará sobre el primer amparo ambiental presentado en la historia de El Calafate estará integrado por los señores vocales Dres. Daniel Mauricio Mariani; Enrique Osvaldo Peretti; Alicia de los Angeles Mercau y la Presidenta del cuerpo, Dra. Paula Ernestina Ludueña Campos. El documento aclara, además, que la Dra. Reneé Guadalupe Fernández se ha excusado de formar parte del Tribunal que deberá dictar sentencia en la presente causa, excusación que fue aceptada por la Presidencia del cuerpo. De este modo, y en un plazo no mayor de 80 días hábiles, el máximo órgano judicial de la Provincia deberá dar su veredicto definitivo sobre una causa iniciada a raíz de la presentación de una acción de amparo en abril de 2016 en defensa del medioambiente como bien colectivo. En abril de 2016 Claudio Bando y Angel Serra,  con el patrocinio letrado de la abogada María Cecilia Argañarás, (Foto de portada) impulsaron un amparo que en agosto de 2016, la jueza en lo civil, dra. Florencia Viñuales, transformó en una acción de naturaleza colectiva y propuso la convocatoria de adhesión a todos los vecinos de El Calafate que quisieran sumarse y participar del mismo en calidad de simples adherentes en el estado en que se encontrara el juicio. «Finalmente, al cabo de dos años y medio, todo lo que fuera denunciado oportunamente ante la Justicia por los vecinos Bando y Serra quedó demostrado de manera documental y fehaciente en más de 1.100 fojas repartidas en varios voluminosos cuerpos», manifestaron los amparistas. Recordaron que «Pasaron tres larguísimos años desde la primera vez que pisamos el basural de Laguna Seca, allá por julio de 2015 y quedamos espantados, atravesados de indignación, después de presenciar con incredulidad lo poco que el Estado aprecia y cuida el lugar del que –al fin y al cabo- vivimos todos los calafateños. Visitamos el sitio al comienzo y luego muchas otras veces, sólo para corroborar el avance irrefrenable del daño. Fuimos dolorosos testigos de la agonía y de la muerte de la estepa», expresaron. Agregan que «Duele decirlo, pero en Santa Cruz, como en muchas otras provincias argentinas, quien contamina y destruye el ambiente por acción u omisión es el propio Estado», y destacan que «Por desgracia, el amparo no pudo evitar la destrucción de una importante parte de la estepa de Laguna Seca: el Municipio de El Calafate así lo quiso y así ocurrió. Esa destrucción innecesaria del entorno natural por falta de una planificación estratégica y de políticas públicas proactivas (y no por carencia de recursos que sobran y se dilapidan a diario), nos agravia». Por último, y «contra todos los augurios que nos preceden, creemos firmemente en la Justicia como salvaguarda última de los derechos de cada ciudadano», al tiempo que declaran que los «responsables políticos merecen un castigo ejemplar y una reparación que sólo el más alto tribunal podrá decidir con su fallo».     Imagen: Facebook Vecinos Autoconvocados