La ONG Aves Argentinas compartió en sus redes sociales un video filmado en la meseta del lago Strobel, en la estancia Laguna Verde, donde se puede ver la llegada a las lagunas de las parejas de macá tobiano. En el video se puede ver como las aves comparten sus bailes y cortejos para elegir parejas. «Esa laguna la temporada pasada fue muy exitosa y hubo varios pichones. Este año esperamos sea mejor. ¡Nuestros equipos ya están en la zona listos para empezar a trabajar!», compartió Aves Argentinas desde su página oficial de facebook. El proyecto El macá tobiano es endémico de la Patagonia Austral y nidificante endémico de Argentina. Desde su descubrimiento en 1974, se ha convertido en un símbolo de la naturaleza silvestre y la conservación en Patagonia. Habita lagos y lagunas de las mesetas de altura de la provincia de Santa Cruz, una de las ecorregiones más amenazadas y menos protegidas de la Argentina. En invierno migra hacia la costa atlántica, a los estuarios de los ríos Coyle, Gallegos y Chico-Santa Cruz. Hoy, el macá tobiano atraviesa un proceso que podría llevarlo a la extinción durante esta década. Se estima que la población no superaría los 800 individuos, lo cual significa que la población decreció más de un 80% en los últimos 25 años. Entre los principales problemas que enfrenta la especie, figura la presencia de especies invasoras y exóticas en su zona reproductiva, como el visón americano, la trucha arcoiris y la gaviota cocinera. A ésto se suma el cambio climático, que se manifiesta en aumentos en la velocidad del viento y en severas sequías, que reducen su hábitat reproductivo. Aves Argentinas y Ambiente Sur están desarrollando acciones conjuntas para revertir la situación crítica de ésta especie desde el año 2009. En la actualidad se están proyectando acciones que incluyen el monitoreo sistemático de todas las mesetas de importancia; censos en el período invernal en la costa atlántica; el seguimiento mediante el uso de telemetría; estudio de su ruta migratoria para evaluar otras potenciales amenazas; la asignación de agentes de conservación para implementar medidas de acción directa (control de visones y gaviotas cocineras); y acciones de concientización con las comunidades de la región. En la actualidad, la especie parece haber estabilizado su población, o al menos registra números similares o incluso con tendencia creciente, producto de las medidas de manejo puestas en práctica durante los últimos años. De todas formas, esta tendencia deberá corroborarse en las próximas temporadas, en las que resultará imprescindible seguir trabajando en la misma dirección. Fuente: www.avesargentinas.org.ar