RÍO GALLEGOS.- Las autoridades municipales anunciaron que el 1 de agosto comenzará a funcionar el nuevo vaciadero en la ruta a Punta Loyola. Para la puesta en marcha, personal de la empresa DEISA (Desarrollo de Equipos Industriales),  vendrá a capacitar al personal municipal que operará las maquinarias de última generación. Se trata de la obra iniciada durante la gestión de Raúl Cantín que recibió fondos nacionales pero fue suspendida a pesar de recibir cerca de 40 millones de pesos, y por el cual el ex jefe comunal está procesado. Con la instalación de las maquinarias en la nueva Planta de Transferencia el 1 de agosto comenzará a operar el depósito de los residuos en el nuevo vaciadero municipal situado en la ruta camino a Punta Loyola a unos 20 kilómetros de esta capital. Así lo anunció el secretario de Gobierno, a cargo de Obras Públicas y Urbanismo, Jorge Caminiti, en su visita a la nueva Planta de Transferencia de Residuos Sólidos Urbanos donde se está montando la compactadora y enfardadora. “En estos momentos, estamos terminando de montar el equipo en los galpones de la nueva Planta de Transferencia, en lo que es el actual Vaciadero. Se trata de un avance muy importante que alcanza el 80% de los trabajos, restando colocar la cinta con la tolva de ingreso de residuos. Estimamos que a fines de esta semana se termine de instalar el resto, junto al equipo hidráulico», anunció el funcionario. Agregó que personal de la firma DEISA (Desarrollo de Equipos Industriales),  vendrá a capacitar al personal municipal que operará las maquinarias de última generación. Sobre el funcionamiento de la planta, el funcionario explicó, «esta máquina tiene dos cintas, una de clasificación y otra destinada a la compactación y enfardamiento; si bien en una primera etapa trabajaremos sólo con la segunda”, detalló. El viejo basural Una vez que comience a funcionar el nuevo Vaciadero, en el actual basural, se procesarán, compactarán y enfardarán los residuos urbanos, para luego llevarlos al nuevo relleno sanitario”, indicó Caminiti. En cuanto al personal que se empleará en la Planta, Caminiti explicó que «se están evaluando dos turnos; ya que para hacer toda la gestión, incluyendo la parte de inspectoría, se requieren al menos seis personas por turno”. La obra que ahora está en sus tramos finales, es financiada con fondos nacionales. Otro símbolo de la corrupción En 2014 formó parte del programa GIRSU durante la presidencia de Cristina Fernández, y estaba valuada en 60 millones de pesos, de los cuales el municipio de Río Gallegos a cuyo frente se hallaba, Raúl Cantín, recibió 38 millones, sin embargo la obra se suspendió a poco de iniciarse. Cantín, junto a otros 91 intendentes de todo el país, fue procesado por defraudación por el juez Claudio Bonadío, y embargado en 3 millones de pesos. Por el mismo motivo también están procesados lo ex intendentes, José Córdoba, (Caleta Olivia), Teodoro Camino, (Las Heras),  José Bodlovic,(Piedrabuena),  y Matías Mazú (Río Turbio).