RÍO GALLEGOS.- El municipio concretó la privatización del manejo de la Planta de reciclado de residuos sólidos, en favor de la firma Nueva Santa Cruz, creada hace un año. El municipio no informó sobre los montos y plazos de la concesión que se otorgó sin licitación en el marco de la Emergencia Sanitaria. Sin embargo un punto está claro, serán los propios trabajadores municipales quienes «asesoren» a los nuevos empleados de la firma privada. Grasso agradeció a los municipales «por haber puesto el hombro».

El intendente Pablo Grasso encabezó el acto en el que se rubricó con la empresa “Nueva Santa Cruz”, el contrato de concesión para la gestión y operación de la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos.

La firma encargada del manejo de la Planta será Nueva Santa Cruz, inscripta en julio de 2019 por Crhistian Ruffa y Fabián Artieda, bajo la figura de Sociedad Anónima Simplificada.

Si bien el municipio no dio a conocer bajo qué condiciones la firma accedió a la concesión, fuentes del municipio aseguraron que se da en el marco de la Emergencia Sanitaria por el COVID-19. Tampoco se conocen los montos involucrados en la transacción, ni los plazos de la concesión.

Durante el acto realizado ayer se informó que la empresa recibe la Planta en las condiciones en la que se encuentra y se hace cargo de todos los pormenores para el correcto funcionamiento de la misma.

Y hay un punto que según el parte de prensa emitido por el municipio está establecido en el contrato y va de la mano con el esquema de privatización que dispuso el intendente, Pablo Grasso:

La firma Nueva Santa Cruz, «Posee su staff de empleados, los cuales serán respaldados y asesorados por los trabajadores municipales que se desempeñan en el lugar».

El propio intendente hizo una mención especial “a todos los empleados del vaciadero, quienes pusieron el hombro y actuaron en los momentos de caos para darle solución a los vecinos, trabajando para combatir los incendios, para reordenarlo, para controlar las plagas”, afirmó Grasso.

El jefe comunal se comprometió “en esta nueva etapa, a acompañar a la empresa, somos responsables del seguimiento de este proceso para beneficiar a los vecinos», señaló.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es leonardo-artieda-2.png

Leonardo Artieda, uno de los socios gerentes de “Nueva Santa Cruz”, explicó que en la Planta de Reciclaje «trabajarán en una primera etapa 10 personas en dos turnos, pero se irán incorporando más a medida que los trabajos avancen», indicó.

También explicó que «la planta trabajará con 100 toneladas diarias de RSU, cuyo material reciclado será compactado en fardos de 400 kgrs, aproximadamente. Los mismos serán trasladados a las distintas plantas de reciclado del país”.

Por su parte, el Secretario de Gestión Legal y Técnica del Municipio, Jorge Cabezas, de cuya área depende la Dirección de Gestión Ambiental, Tratamiento y Disposición Final de Residuos Sólidos Urbanos, estimó que “en unos 60 días la planta podría estar funcionando, ya que la empresa tiene que hacer tareas previas que incluyen obras civiles en las instalaciones”.

Recordó que “El estado del predio y la falta de tratamiento motivó en varios oportunidades la intervención de la Justicia y un largo proceso iniciado en el año 2015 por un grupo de vecinos y ambientalistas que presentaron un amparo colectivo debido a la afectación que esas condiciones producían en la vida cotidiana de los riogalleguenses».

Desde el diciembre pasado estamos cumpliendo con la sentencia que en su momento dictó el Dr. Marincolvic quien interviene en la causa. Hoy, la incorporación de esta empresa para operar la planta, contribuirá a disminuir la cantidad de material que se viene depositando en el predio, permitiendo el reciclaje de distintos elementos. Otro aspecto que afianzaremos es la formación y educación ambiental.

Esta semana comenzará la obra civil necesaria para el funcionamiento de la Planta, ubicada en el Vaciadero Municipal. El objetivo es que se reciclen 100 toneladas diarias, para ello deberá trabajar 24 horas, los 365 días del año.


Cabe destacar que Nueva Santa Cruz, se hará cargo del funcionamiento de la planta, manipulando los residuos ingresados, clasificándolos y separando lo reutilizable. La reactivación comprenderá logística, intervención edilicia, y disposición de equipamiento como una planta de lixiviado, para el abordaje de desechos peligrosos y venenosos.

Durante la ceremonia, realizada con los recaudos necesarios por COVID-19, el jefe comunal fue acompañado por el Ministro de Gobierno, Leandro Zuliani, diputados Eloy Echazú y Martín Chávez, los secretarios de su gabinete, el decano de la Unidad Académica local de la UNPA, Arquitecto Guillermo Melgarejo, en representación de la UTN el Ingeniero Alan Bjerring, concejales y funcionarios de organismos nacionales y provinciales. También estuvieron presentes los jefes y agentes que desarrollan sus tareas habituales en el vaciadero Municipal.

También agradeció “a la Universidad que nos ayudó con los estudios y la planificación, a la Secretaría de Ambiente de la provincia que ayudó en la gestión de los procesos que necesitábamos poner en funcionamiento la planta”.