EL CALAFATE.-Brigadistas del Chaltén y voluntarios continúan hoy las tareas de extinción del incendio producido el martes en el Valle del Río Oro. «El fuego está contenido, pero nosotros continuamos trabajando hasta que esté controlado», señaló Carlos Velarde, director del CAP El Chaltén. El fuego se inició por descuido de un pescador quien dio aviso a la comisaría.

El incendio que se produjo el martes en la zona del Valle del Río Oro, a unos 30 kilómetros de la Localidad de Lago Posadas se encuentra contenido no obstante hoy los brigadistas continúan trabajando en el lugar hasta tanto logren controlar totalmente el fuego.

El incendio se produjo por el descuido de un pescador cuando intentaba encender fuego para cocinar alimentos, dijo la Comisionada de Fomento de Lago Posadas, Mónica Sanchez. Fue el propio pescador quien inmediatamente dio aviso del incidente a la comisaría local.

Brigadistas recorren una hora a pie y con las herramientas en la mano hasta llegar al lugar del siniestro

«Hoy está contenido, no controlado totalmente», afirmó a Winfo Santa Cruz, Carlos Velarde, director del Consejo Agrario Delegación El Chaltén. Aclaró que luego de dos días de intensa labor llevada adelante por cuatro brigadistas de El Chaltén, y otros 20 voluntarios de Policía y Gendarmería, «se puede ver que el fuego está localizado un un mínimo lugar, pero puede salirse de control», aclara.

Esta circunstancia depende de las condiciones climáticas imperantes en la zona localizada frente a la estancia Zorro Bayo, en el corazón del Valle del Río Oro, una zona de bosques de lengas al que los brigadistas llegan «luego de una hora en vehículo y otra hora caminando», dice Velarde.

Las tareas de los brigadistas «se hace con herramientas manuales y consiste en cortar con motosierra los troncos de los árboles afectados y apartarlos», en virtud de que en la zona no hay agua.

Con palas y motosierras combaten el fuego

Velarde señaló que aún no es posible dimensionar la superficie afectada, «el relevamiento se hará cuando el fuego esté totalmente controlado», señaló, y afirmó que el mayor daño que se produce en estos casos es «ambiental», ya que se quema mucho paztizal. Es el segundo incendio que se produce este año en la zona, que en enero sufrió un siniestro similar.

Durante el miércoles y jueves hubo mucho viento en la zona lo que estimula las llamas y dificulta aún más las tareas de los brigadistas. Para mañana sábado está pronosticado lluvia, lo que si bien trae un poco de alivio, «el suelo cubierto de cenizas no absorbe el agua», según comentó Velarde.

https://fb.watch/aeF5YjTNpi/