EL CALAFATE.- Brigadistas, Guardaparques, Sinep y Monotributistas del centro operativo Lago Viedma resolvieron un plan de acción por mejoras en las condiciones laborales que vienen reclamando desde 2019, con respuestas parciales. Regularización de monotributistas, provisión de indumentaria y puesta en condiciones de los servicios sanitarios. Cuestionan el manejo del presupuesto que relega las inversiones en el personal.

«Sin agua potable hace 4 años, con desperdicis anitarios rebalsando, precarización laboral, y ahora también ratones», detallan en un informe difundido hoy, los brigadistas, guardaparques y personal monotributista y del SINEP.

Ayer se reunieron en asamblea para emprender acciones de protesta «en el marco de las condiciones de trabajo indignas que transitamos en el Centro Operativo Lago Viedma del Parque Nacional Los Glaciares», explican.

Cuestionan el manejo del presupuesto que relega las inversiones en el personal, al punto de «poner en riesgo nuestra seguridad y las que visitan el Centro Operativo Lago Viedma».

Asimismo denuncian la carencia de agua potable, situación que se ve agravada por el colapso del sistema de tratamiento de efluentes cloacales, «trabajamos 27 personas y atendemos a 100.000 visitantes por temporada», sostienen. 

Reiteran una vez más el pedido de «ropa de trabajo para todo el personal acorde con las actividades que realizamos», detallan.

En este sentido manifiestan que mientras el personal padece «indignas condiciones laborales», Paralelamente se dio el aumento de las tarifas de ingreso a las áreas protegidas».

Citan que el presidente de Parques Nacionales de Argentina, Lautaro Erratchu, explicó que “es política del organismo sostener los niveles de inversión en infraestructura y servicios, a fin de que los visitantes puedan apreciar en toda su dimensión la riqueza y diversidad de las Áreas Protegidas y estar a la altura de los estándares de calidad que exige el turismo nacional e internacional que concurre a ellas”.

«Sin agua potable hace 4 años, con desperdicis anitarios rebalsando, precarización laboral, y ahora también ratones», detallan en el informe.

Por estos motivos se declaran en estado de alerta y asamblea permanente, y adelantan que de no obtener respuestas en lo inmediato, se movilizarán nuevamente hasta la sede de la Intendencia para reiterar sus reclamos a las autoridades y visibilizar la protesta.

Una medida similar a la que realizaron en mayo del año pasado cuando recorrieron a pie durante 3 días los 220 kilómetros hasta El Calafate para presentar su reclamo a las autoridades de Parques Nacionales.