EL CALAFATE.- Extremaron los controles de ingreso a la ciudad, a raíz de la pandemia de Coronavirus. Además de la identificación personal, los visitantes deben declara el domicilio adonde se vana a alojar. En tanto comenzaron a faltar algunos productos en las góndolas de supermercados. Crédito portada: Jorge Yanicelli

En el primer día luego que el presidente de la Nación, Alberto Fernández, anunciara medidas para contrarrestar los efectos devastadores de la pandemia de Coronavirus, en El Calafate comenzaron a aplicarse con mayor rigor los controles en el portal de ingreso a la ciudad.

Por el lugar pasan los turistas y viajantes que provienen del aeropuerto o que se trasladan vía terrestre desde otros puntos de la Provincia.

Desde esta mañana personal de Gendarmería verifica la identidad de las personas que ingresan a la ciudad, quienes deben exhibir el pasaporte y además deben declarar el domicilio del alojamiento adonde van a permanecer.

Publicidad

Publicidad

Durante el fin de semana personal de Migraciones y personal del Hospital realizaron controles en hoteles.

La medida busca ejercer mayor control sobre las personas que presenten algún síntoma compatible con enfermedades del tipo respiratoria, que puedan vincularse con el coronarirus.

Desabastecimiento

Luego que el presidente Alberto Fernández, anunciara la conveniencia de permanecer en los hogares, uno de los supermercados de El Calafate ya evidenciaba los efectos de las compras compulsivas de clientes con la intención de abastecerse de mercaderías para los 15 días de aislamiento en sus domicilios.

Muchas personas comenzaron a aprovisionarse de mercadería, agotando la existencia de algunos productos como, lavandina, alcohol en gel, azúcar y harina, entre otros.

En algunos productos las góndolas exhibían un cartel con la leyenda «sean solidarios», pidiendo que solo compren dos unidades del producto.

En tanto, el personal que atiende en las cajas fue provisto de guantes para aislarlo del contacto con la mercadería, el dinero o las tarjetas de pago.

Las fotos fueron captadas esta mañana a pocas horas que abriera sus puertas al público una de las sucursales del supermercado La Anónima.

En La Anónima del centro colocaron demarcadores en la zona de cajas